Por Daniela Morano
3 abril, 2019

Aunque sólo gana $5 dólares diarios por subir y bajar árboles todo el día, la compañía de su hija lo motiva a seguir adelante.

Los niños son lejos un mejor ejemplo a seguir que muchos adultos en esta tierra. No porque sean ingenuos, sino porque ven lo bueno de las personas antes que lo malo, y por eso darle una mano a alguien que lo necesita no se siente como lanzarse al vacío. Especialmente si se trata de un familiar.

Jenny vive en Filipinas, tiene 5 años, y dedica su vida a ayudar a su papá, Nelson Pepe. Mejor conocido como “Dodong”, el hombre no vidente debe trabajar para mantener a su familia y con la ayuda de Jenny llega a la plantación de cocos.

Facebook Rubylyn Capunes

Con un palo de casi un metro de largo cada uno se sostiene de un extremo y así se guían para llegar hasta los 60 árboles que Pepe debe subir para recolectar la fruta.

Facebook Rubylyn Capunes

En el video de tres minutos, se muestra el ritual de Jenny para ayudar a su papá. Este se hizo viral hasta llamar la atención de un medio y fundación que se ofrecieron a ayudar a esta familia que tanto lo necesitaba.

Con la ayuda de la fundación del medio ABS lograron ubicar a Pepe quien fue hasta Manila donde le diagnosticaron el extraño y poco usual desorden genético que lo habría dañado hasta dejarlo ciego. Su retina se habría desprendido, por lo que no había cómo salvarlo.

Como no tiene cura, la fundación optó por donar dinero a la familia de Dodong para que compraran comida y no depender de sólo $5 dólares diarios para sobrevivir.

Facebook Rubylyn Capunes
Facebook Rubylyn Capunes

Por ahora, pueden vivir tranquilos.

Puede interesarte