Por Constanza Suárez
9 febrero, 2018

Llorando en 3,2,1…

El mundo de hoy se mueve muy rápido. Debemos hacer muchas cosas durante el día y la mayoría de las personas avanza a una velocidad extrema para lograr todos sus objetivos. Es difícil, entre la familia, los amigos, el trabajo y lo personal. Lo lamentable, es que gracias a este ritmo de vida agitado hay muchas cosas y personas valiosas que no notamos.

Sin embargo, hay veces en las que el destino se encarga de ponerlas frente a nuestros ojos. Y eso fue lo que le sucedió a un chico chileno llamado Gonzalo Gálvez.

Facebook Gonzalo Gálvez

Hace unos días el joven estaba en la tienda donde trabaja y un caballero de avanzada edad se acercó a él. Quería entregarle una “propaganda” al encargado del local. Gonzalo pensó que quería entregarle algún panfleto o imagen sobre lo que quería publicitar.

Pero se llevó una tierna sorpresa: El abuelo le pasa un papel de hoja de cuaderno. Y mientras se la entrega, le explica que él es peluquero, que atiende en su casa y que el corte de pelo cuesta solo mil pesos chilenos(cerca de 2 dólares).

Facebook Gonzalo Gálvez

Gonzalo conmovido, le pidió un numero de teléfono para contactarlo y agendar una cita para cortarse el cabello. El señor le contestó que si quería sus servicios, que fuera a su casa y preguntara por “Jaimito”. Que fuera con toda su familia y que tenia “una colonia muy buena para aplicarle a los clientes”

Al despedirse, le indica, «Si va y no salgo, me espera unos minutos, que puedo haber ido a comprar, o al consultorio, pero vuelvo en seguida…”.

“Quedé con un nudo en la garganta”, confesó Gonzalo. Y compartió en su cuenta de Facebook el papel que Jaimito le había entregado, para que más personas acudieran a cortarse el cabello con él.

Rápidamente su historia se viralizó y conmovió a todos, por lo adorable y noble del caballero. Simplemente un ejemplo para todos.

Puede interesarte