Por Ignacio Mardones
29 marzo, 2016

«Desde el momento en que nos enteramos de que Poppy-Mai era una niña, dijimos que tendría la boda de sus sueños un día. Nunca pensé que sería así».

Todo padre quiere lo mejor para sus hijos. Esperan que tengan una vida feliz y los imaginan casándose, teniendo niños, construyendo una familia… Andy y Sammi Barnard también deseaban eso para su pequeña Poppy-Mai, sin embargo recibieron un trágica noticia. Al año de nacer, la niña, única mujer entre los hermanos, comenzó a tener problemas de salud. Estaba constipada, perdía el equilibrio y se confundía constantemente. Los doctores le recetaron laxantes, pero nunca imaginaron que la bebé tenía algo mucho más grave.

12768308_10153552220454200_4618823303147590200_o-850x1133
Andy Barnard

Las cosas empeoraron, Poppy-Mai dejó de comer y enfermó. Una vez que se le hicieron los exámenes correspondientes, los doctores sospecharon que la pequeña podía tener cáncer al hígado

12495924_1658392687755346_3123450940972039802_o-850x1133
Andy Barnard

Luego de pruebas y biopsias, se dio el diagnóstico final, el cual fue totalmente devastador para la familia: la niña tenía un tumor rabdoide, extremandamente agresivo. Andy, el padre de Poppy, es miembro de la Fuerza Aérea Británica y estaba de servicio cuando le dieron las noticias. Entonces se apresuró en regresar para estar junto a su familia.

En cuestión de días, el cáncer se esparció de los riñones hacia los pulmones de la pequeña. Los Barnard hicieron todo lo posible para que su hija tuviera los mejores tratamientos, pero después de semanas de quimioterapia los doctores le encontraron un tumor inoperable en el cerebro

CeU3_Q9WsAEpW2M
Andy Barnard

Sus padres decidieron llevar a Poppy-Mai a casa para que disfrutara de su último tiempo de vida junto a su familia. También iniciaron una campaña para costear sus días finales y ayudar a otros niños con cáncer. 

Antes de llevar a cabo sus planes de ayudar a niños en la misma situación que Poppy, se preocuparon de darle una buena vida y de que sintiera todo el amor de sus seres queridos

Ccd7fOpW0AAN7rE-600x800
Andy Barnard

Quisieron que todo fuera como en un cuento de hadas. Cuando la pareja se enteró de que esperaban una niña, comenzaron a pensar en cómo sería cuando su pequeña finalmente se casara. Ese sueño fue reiterativo y se negaron a que muriera sin haber vivido la experiencia.

Andy organizó la ceremonia, la pareja no podía dejar de llorar -explicaron a Daily Mail- porque nunca pensaron que las cosas terminarían así

CeosC-xXIAAU6TZ
Andy Barnard

«Desde el momento en que nos enteramos de que Poppy-Mai era una niña, dijimos que tendría la boda de sus sueños un día. Nunca pensé sería así». 

-Andy Barnard (a Daily Mail)-

Padre e hija se casaron y toda la familia se reunió para el evento. La pequeña no abandonaría el mundo sin tener una hermosa fiesta

CeeDHCTWsAAPe2L
Andy Barnard

Los hermanos de la menor, Rylee y Jenson-Jay, la acompañaron al altar. Ahí se quedó dormida en el pecho de su padre. En la actualidad, están haciendo su mayor esfuerzo para seguir dándole buenos días a Poppy.

Puede interesarte