Por Andrea Araya Moya
8 febrero, 2017

«Life is good».

La infancia de Bert y John Jacobs era genial hasta que un día sus padres sufrieron un impactante accidente de automóvil. Si bien ambos sobrevivieron, el padre de los chicos perdió completamente el uso de su mano derecha, mientras que su madre salvó sólo con unos pocos huesos rotos. A partir de ese momento, tanto Bert como John comprendieron que la vida tiene obstáculos y no es tan perfecta como lo imaginaban.

Al ver constantemente a su padre molesto por su lesión y terapia, los chicos vivían en una ambiente de tristeza y desesperanza. Hasta que un día Joan, la madre de ambos, decidió cambiar las cosas. La mujer quiso enseñarle a sus pequeños que no importaba lo que pase, pues la vida era valiosa y tenía cosas buenas. Así que decidió hacerles una sencilla pregunta todos los días.

Cada noche, mientras cenaban, Joan le preguntaba a cada uno de sus hijos cómo estuvo su día. Así, con el paso del tiempo, logró que los chicos se volvieran más abiertos y enfrentaran los desafíos diarios de manera más positiva y creyendo que la vida sí es buena. Y fue tanto lo que esa interrogante hizo por los hermanos, que años más tarde ambos decidieron iniciar una compañía de camisetas en Boston, Estados Unidos.

Si bien en un comienzo el negocio era un poco lento, tal como todo lo que inicia, los hermanos siempre recordaron lo que su madre les enseñó. Tal perseverancia y ganas de triunfar permitieron que los chicos y su empresa «Life is Good» llegaran a convertirse en un éxito. De hecho, Bert y John ahora son millonarios y venden en más de 4 mil 500 tiendas minoristas a nivel mundial.

Eso sí, jamás olvidaron su modestia y la manera positiva de ver la vida. Incluso, cada año donan un 10 por ciento de lo que ganan a fundaciones que mantienen a niños de hogares pobres o que han vivido violencia. Con eso, los chicos esperan que más personas puedan comprender que la vida es buena y que ser positivos ayudará a cualquiera a salir adelante siempre.

Recuerda, lo importante es enfrentar tus miedos, recordar de dónde vienes y, SIEMPRE, hacer lo que amas.

Puede interesarte