Por Javiera Mc Niven
21 diciembre, 2016

«Espero que te sacuda y te despierte como lo ha hecho conmigo».

 

Vivió, creció y murió solo. Aunque suene triste esta fue la realidad de William. Nunca tuvo amigos y decidió pasar sus días aislado en su casa en Salem, Virginia. Para el vecindario era todo un misterio lo que pasaba dentro de ese hogar. Sin embargo, nadie se acercó. En vista de esta situación el Pastor Thomas William McCracken quiso hacerle compañía.

Al cabo de un tiempo, y después de conocerse, McCracken recibió una lamentable noticia: William fue encontrado sin vida en su dormitorio. Entre asombro, tristeza y conmoción el Pastor se hizo cargo del funeral al que nadie asistió.

Días después decidió visitar su casa. La imagen lo dejó atónito. Tanto fue el asombro de McCracken que decidió grabar el lugar para mostrar a las otras personas y crear conciencia sobre un problema social como lo es el aislamiento, la soledad. Revisa aquí el llamado del Pastor: 

Su llamado fue a compartir con quienes no sentimos parte de nuestro «círculo de influencia». Acoger a quienes vemos que nos necesitan, dejar de ser indiferentes a lo que pasa con el del lado. 

Fuerte mensaje, ¿no crees?

Puede interesarte