Gracias a esto ocurrió el milagro más grande.

Greg Thomas tenía 57 años cuando le diagnosticaron cáncer en la cabeza y en el cuello y estaba en etapa 4. El cuerpo médico le dio pocos meses de vida debido a la gravedad del asunto; este hombre le dijo a su familia que ya era tiempo de planear el funeral que sería dentro de poco.

A pesar que su cuerpo estaba débil con el tratamiento, Greg ocupaba su tiempo libre tomando largas caminatas por los campos de Minnesota en Estados Unidos.

IO News

Pero un día se equivocó de camino y entró a un campo lleno de frijoles que lo llevó a una pequeña Iglesia que tenía más de 150 años de antigüedad que fue construida por los colonos checos de la zona.

IO News

Greg pudo ver que la pequeña iglesia de madera había sido abandonada y estaba muy deteriorada; la pintura se estaba desprendiendo y el techo estaba destruido: a pesar que estaba muy enfermo, este hombre decidió que debía hacer algo al respecto.

En ese entonces el hombre sintió que debía entrar y hacer algo en la iglesia: Greg decidió restaurarla con sus propias manos.

Gracias a esto ocurrió el milagro más grande que jamás imaginó; en el siguiente reportaje podrás ver como termina esta linda historia. 

¿Crees que fue un milagro?

 

Puede interesarte