Por Josefina Pizarro
11 agosto, 2017

“No puedo creer que todavía exista gente así”.

Ser madre es una (no “la”) de las cosas más maravillosas del mundo, pero como todo, también tiene sus responsabilidades, ¿no? Esta es la historia de un que le dijo a una extraña que “necesita meterse en sus propios malditos asuntos”. Pero… ¿por qué? Pues bien, como casi todo, tiene un trasfondo por detrás, uno que te sacará más de una lágrima, ya que como madre y persona, a veces no podemos con todo.

Creo que todos sabemos perfectamente que ser madre es difícil.

No conozco a ningún padre o madre que me haya dicho que es lo más fácil del mundo tener un hijo. Pero de que vale la pena, lo vale totalmente.

Ahora, si ser como padres como pareja es difícil, ser soltero lo es aún más, como Taylor Myers.

Ella es una madre soltera con un bebé y una niña de cuatro años. Para hacerlo más difícil aún, la pequeña tiene TDAH (Trastorno por déficit de atención con hiperactividad).

Taylor Myers

Hace tiempo tuvo una mala experiencia al ir a una tienda de comestibles, pero al mismo tiempo se dio cuenta que la bondad puede venir de una simple extraña.

Esta es su historia, que hoy tiene más de 153 mil compartidos y más de 533 mil reacciones:

“Finalmente sucedió. Mientras estaba en la línea de servicio al cliente de Walmart para cobrar mi cheque de pago con un carrito de víveres (y un poco de vino), Sophie se levantó del carro, lloriqueando sobre una bolsa de papas fritas que le quité porque me llamó “culo” en la línea.

Taylor Myers

Ella es implacable. Lo sé mejor que nadie, porque vivo con ella.

Su TDAH y su pequeño corazón obsesivo se combinan en estos temas que ella considera injustos y equivocados y no se detiene hasta que finalmente se queda dormida o algo muy dramático sucede para arrebatar la atención del tema de su obsesión.

Estuvimos en la fila durante varios minutos, yo ignorando su lloriqueo y negándome a ceder. ¿Qué pasa si cedo y le doy lo que quiere, sino reforzar el mal comportamiento? He salido de las tiendas cientos de veces por ella.

La mayoría de las veces, la verdad, termino saliendo sin comprar nada y con una rabieta en mi mano de parte de mi hija de cuatro años y un bebé en mi cadera, pero esta vez me tuve que mantener en la línea para comprar la comida.

Taylor Myers

Le digo por décima vez que se siente para que no se caiga y de pronto oigo que una mujer detrás de mí en la línea dice “oh, por el amor a Cristo, ¡dale una galleta para que se calle la boca!”.

Podría haber respondido de una manera más agradable. Podría haber explicado que mi hija de cuatro años tiene un muy severo TDAH, crío a mis dos niños sola y estoy intentando dar lo mejor de mí, y no tengo más remedio que esperar en la línea por los víveres. En cambio, escuché un “ella tiene cuatro años y tú necesitas meterte en tus propios malditos asuntos” salir de mi boca.

Mantuve la compostura hasta que terminé lo que estaba haciendo y caminé directamente a la caja de autoservicio para evitar a todos como hace “esa persona”. La persona con el niño que se porta mal. La persona que se ve perezosa porque está ignorando el comportamiento de sus hijos. La persona que sabe que ignorando todo va a hacer que las cosas sean peor”.

Taylor Myers

Al momento que llegué para pagar, lágrimas estaba cayendo por mi cara. Estaba enojada, mis sentimientos estaban heridos, estaba ofendida y muy triste por no poder tener siquiera una buena experiencia en la tienda con mis hijos.

Mientras estoy escaneando mis cosas, una mujer se acerca y empieza a hablar con Sophie. Ella le hace preguntas para distraerla, pero me apoya cuando Sophie le empieza a hablar sobre las patatas. “No, no puedes comer de esas hoy. Tienes que ser una buena chica para tu mami. Ella necesita que seas buena para ella. Tengo una niña como tú. ¿Cuántos años tienes? ¿Cuántos años tiene tu hermano?”.

Taylor Myers

Honestamente, incluso si esta mujer fuera el anticristo yo aún así le habría tenido más aprecio por su amabilidad y compasión de lo que tengo por cualquier otra persona que me he encontrado.

Sólo hace falta un comentario para romper a alguien.

Taylor Myers

Nunca sabes por lo que alguien está pasando. Nunca sabes los problemas que un niño tiene que hace que se comporten mal y, a menos que conozcan la lucha de ser padres de una niña como la mía, no pueden juzgarme.

Pero también se necesita un pequeño acto de bondad para hacer que una mamá se sienta confortada y validada. Gracias a la mujer de Walmart hoy, por mostrar esa bondad a mis hijos y yo. Gracias por acompañarnos. Gracias por respaldarme. Las mamás deberían estar siempre unidas”.

Taylor Myers

Ese es el fin del relato. Sé que a veces los niños que no se comportan en el cine o en las filas de los supermercados pueden ser algo molestos, pero también hay que pensar en los padres. No los están ignorando por nada. Como dijo Taylor, nunca se sabe lo que puede estar pasando y si el niño tiene algún problema. Además, son niños, todos fuimos alguna vez como ellos.

Te puede interesar