Por Constanza Suárez
9 abril, 2018

“Cuando la mariposa aterrizó en el pecho de Amanda, cerca de su corazón, fue como si la electricidad atravesara mi cuerpo”, escribió quien le tomó la foto.

Una devastadora noticia cambió la vida de Amanda Crowe y su familia para siempre. Su pequeña hija Azalee Mae Carroll Crowe, fue diagnosticada con cáncer. Fue una lucha difícil, pero aún así la esperanza y las energías se mantenían intactas.

Facebook/Amanda Crowe Freebird

Entonces un amigo de Amanda, le presentó a una talentosa fotógrafa llamada Ashley Frantz. Se hicieron amigas y Ashley se convirtió en un importante sistema de apoyo para la familia durante todos los altibajos de la salud de Azalee.

Lamentablemente, la pequeña murió en noviembre de 2013. A pesar de que un proceso complicado y doloroso, Amanda logró sobrellevar la tristeza y rehacer su vida. Encontró a un hombre llamado Chip, quien le pediría matrimonio.

Facebook/Amanda Crowe Freebird

Esto significó un gran momento de felicidad. Sin embargo, Amanda deseaba todos los días que su pequeña hubiese podido estar en la boda.

Pero la mujer encontró una forma de honrar a Azalee y que fuese, de alguna forma, parte de la ceremonia. Por lo que en una caja juntó muchas mariposas, las cuales lanzaría en la boda.

Facebook/Amanda Crowe Freebird

Llegó el día y abrieron la caja todos juntos, viendo como las hermosas criaturas revoloteaban graciosamente en el cielo. Todas las mariposas volaron en diferentes direcciones, excepto una.

Esta mariposa voló directamente de la caja y aterrizó suavemente justo en el corazón de Amanda. Todos los asistentes, incluida Ashley, que fue la fotógrafa de la boda, sintieron la presencia de Azalee.

Facebook/Frantz Photography

Ashley captó el suceso con su cámara y luego las compartió en su página de Facebook.  Cuando la mariposa aterrizó en el pecho de Amanda cerca de su corazón, fue como si la electricidad atravesara mi cuerpo. Era tan poderoso y en ese momento supimos que era Azalee y Dios nos mostró que estaban allí”, escribió.

Estaba claro para todos que algo extraordinario acababa de pasar.

Facebook/Frantz Photography

Además, Ashley decidió hacerle un especial regalo a su amiga Amanda e insertó digitalmente a su pequeña hija en algunas de las fotografías de la boda. La fotógrafa Ashley Frantz dijo al Daily News que esta fue una idea de la madre y que ella le pidió que lo hiciera.

Las imágenes muestran a Amanda besando y tomarse de la mano con una translúcida Azalee, en la ceremonia en Port Allen.

Facebook/Frantz Photography

Puede interesarte