Por Constanza Suárez
26 diciembre, 2019

Elizabeth J. Magie creó “The Landlord’s Game” en 1904, que también pretendía enseñar, 30 años antes de que se patentara un juego muy similar llamado Monopoly que rápidamente ganó fama mundial.

Si hay un juego de mesa que goza de fama mundial es Monopoly. De seguro alguna vez comenzaste una rencilla familiar disputando el trono del ganador, y si no, has oído hablar sobre él y las múltiples versiones que se han lanzado durante los años. Parece como una entretención más bien reciente, pero la verdad es que fue inventado en 1904. Y lo más interesante, que probablemente muchos desconocen, fue diseñado por una mujer. 

Resulta que los orígenes del Monopoly no comienzan con Charles Darrow hace 80 años, como celebra Hasbro y mundialmente se sabe, sino décadas antes con una mujer audaz y progresista llamada Elizabeth Magie, que hasta hace poco se había perdido en la historia. 

Star Staff

Monopoly de Darrow se volvió popular en Filadelfia e incluso vendió algunas copias hasta vender su idea a Parker Bros. Según Mary Pilon, autora de The Monopolists: Obsession, Fury, and the Scandal Behind the World’s Favourite Board Game, la asociación fue un gran éxito y sacó a los hermanos Darrow y Parker de la ruina financiera. Sin embargo, ignoraron por completo a la creadora original del juego.

Magie vivió una vida muy inusual para una mujer de esa época. A diferencia de la mayoría, no se casó hasta los 44 años. Además de trabajar como taquígrafo y secretaria, escribió poesía e historias cortas e interpretó rutinas cómicas en el escenario. También pasó su tiempo libre creando un juego de mesa que era una expresión de sus fuertes creencias políticas.

Originalmente, Elizabeth tituló el juego The Landlord’s Game (El juego del propietario), que irónicamente, “tenía como objetivo enseñar a la gente sobre los males del monopolio 30 años antes de que Parker Bros entrara en escena”, explicó Pilon a ABC. Una protesta contra los grandes monopolistas de su tiempo, personas como Andrew Carnegie y John D. Rockefeller.

The Strong

Creó dos conjuntos de reglas para su juego: una antimonopolista en el que todos fueron recompensados cuando comenzara la riqueza, y un conjunto monopolista en el que el objetivo era crear monopolios y aplastar a los oponentes. Su enfoque dualista era una manera de demostrar que el primer conjunto de reglas era moralmente superior.

Y, sin embargo, fue la versión monopolista del juego lo que se hizo popular, con Darrow reclamando una versión como propia y vendiéndola a Parker Brothers. 

The Strong

Al igual que el Monopoly moderno, los jugadores lanzan dados para avanzar a lo largo de un camino compuesto por 40 espacios alrededor de un tablero cuadrado. Compran propiedades en el camino y hay servicios públicos, ferrocarriles y un banco. 

En la década que Maggie pensó el juego, el propósito era político. Su visión fue moldeada por Henry George, un progresista popular que abogó por un solo impuesto a la tierra para evitar que los pocos ricos monopolizaran los recursos. 

Hasbro

El objetivo de Magie era hacer frente al sistema capitalista de la propiedad, sin utilizar un truco publicitario como lo hizo con las políticas de género. En el libro Progress and Poverty de George encontró la convicción de que “el derecho igualitario de todos los hombres a usar la tierra es tan obvio como el derecho igualitario a respirar el aire; es un derecho proclamado por el hecho de existir”.

Su vida personal

Elizabeth Magie nació en 1866. Su padre, James Magie, era un editor de periódicos y un abolicionista que acompañó a Lincoln mientras viajaba por Illinois a fines de la década de 1850 debatiendo política con Stephen Douglas.

Debido a que su padre poseía parte del periódico The Canton Register, desde pequeña estuvo ligada al periodismo. 

The Strong

Cuando no trabajaba, Magie, conocida por sus amigos como Lizzie, luchaba por desarrollar su lado creativo. Perseguía ambiciones literarias, actuaba y le gustaba dibujar. 

En 1906, fue noticia en todo el mundo cuando se puso a la venta como una “joven esclava estadounidense” en un esfuerzo por crear conciencia sobre la desigualdad de género. Gracias a esta inteligente maniobra se pudo reunir con el escritor Upton Sinclair y consiguió un trabajo temporal en un periódico. Y a medida que Magie ganaba fama, también lo hizo su juego.

 

 

Puede interesarte