Su esposo tuvo que hacerle una confesión.

Justin Pounders y Amy Giberson se conocieron el 2014. O al menos eso pensaron cuando se contactaron a través de una página web de citas. Justin vio a Amy e inmediatamente le llamó la atención. Afortunadamente el sentimiento fue mutuo y ambos tuvieron una increíble primera cita en que su química quedó en evidencia.

Justin y Amy se sentían hechos el uno para el otro, tenían una conexión que parecía de muchos años atrás.

Un día estaban conversando sobre sus amores de infancia cuando Justin confesó algo: ya había sentido algo por una chica llamada Amy.

Facebook

Era una compañera en su jardín de infantes, y cuando entraron en ese tema ambos se dieron cuenta de que habían ido al mismo jardín de infantes. La coincidencia era tanta que decidieron que era imposible que ambos hubiesen sido amigos hace tantos años y abandonaron el tema.

Todo resurgió durante una visita a la mamá de Justin en que comentaron la coincidencia y ella recordó a la “Amy” de hace 30 años.

Fue a buscar un álbum de fotos y encontró la primera foto de la pareja, ¡hace 30 años!

Instagram / preschool_sweethearts

La mamá de Justin recordó que él almorzaba y pasaba las horas libres con la pequeña…

“Es increíble que nuestro viaje comenzó mucho antes de lo que pensábamos”.

-Amy Pounders, citada en Hefty

Facebook.

Justin y Amy se casaron, ¿quién diría que su amistad y amor se remontaría a tanto tiempo atrás? ¿Conoces alguna historia como esta?