Por Hisashi Tanida
21 septiembre, 2017

Su vida era realmente miserable.

La gran mayoría de las personas, si bien no siempre está junto a sus seres queridos o su familia, si tiene una o dos personas que se preocupan de cómo están y cómo van sus vidas. Sin embargo, a los 71 años, Theresa Hernández, de Phoenix, Estados Unidos, se encuentra más sola que nunca.

Facebook/Paying It Forward

La casa de Theresa no cuenta ni con electricidad ni con agua, así que ella simplemente duerme en su auto. Un día, Justin Hernández (quién no está emparentado con la mujer), uno de sus vecinos, decidió tomar cartas en el asunto y averiguar sobre la mujer.

Facebook/Paying It Forward

Conmovido, pensando en su madre y en su abuela, decidió que Theresa debía volver a su hogar. Cuando los vecinos entraron a su casa, se dieron cuenta de que todo era un caos: habían heces de animales y basura en todas partes.

Facebook/Paying It Forward

El Esposo de Theresa murió hace varios de años, de acuerdo a su testimonio, y cuando eso pasó se le hizo muy dificil cuidar de sus dos perros y de ella misma. Había vivido 25 años en esa casa, pero ahora vive en su auto.

Facebook/Paying It Forward

Justin y el resto de los vecinos comenzaron campañas a través de redes sociales para apoyar a la anciana. Eléctricos y plomeros se anotaron para poder volver a entregarle un hogar digno a Theresa. Actualmente, así se ve su casa luego de la limpieza.

«No sé qué haría sin gente como ellos. Qué haría el mundo sin gente como ellos. Son muy pocos»

-Theresa Hernández a Fox 10

Necesitaba mucha ayuda y cariño…

Puede interesarte