Por Javiera González Ruiz
20 noviembre, 2018

La transformó en una hermosa silla donde podría sentarse a recordar a su pequeño hijo.

Cuando un ser querido fallece, por muy preparados que estemos, suele ser difícil afrontar su partida. Valerie Watts, una chica de Minnesota, Estados Unidos, lo sabe muy bien, pues perdió a su hijo justo días antes del ansiado momento de dar a luz y conocerlo.

Todos tenemos claro que la maternidad cambia la vida de cualquier mujer… basta con sentir uno de los vínculos de amor más especiales y puros en el mundo apenas se enteran de que están esperando un hijo. Sin embargo, muchos embarazos no llegan a su término, sobre todo durante los primeros meses.

Pero Valerie tuvo que enfrentarse a la dura pérdida de su hijo cuando ya tenía 9 meses de gestación, unos pocos días antes del parto. 

Facebook @Woodwork Projects

Resulta que la mujer comenzó a sospechar que algo andaba mal cuando dejó de sentir al niño moverse como de costumbre, así que rápidamente acudió a un hospital para asegurarse de que todo iba bien. Fue allí cuando le comunicaron la triste noticia: su hijo -a quien llamaría Noah- había fallecido.

Desde ese momento la vida se le complicó, y aunque tuvo siempre el amor y apoyo de su familia, Valerie pasó muchos meses sin poder deshacerse de todas las cosas que le había comprado a su bebé. Es más, la habitación permanecía intacta como un doloroso recuerdo.

Pero luego de un año, la mujer pensó que era tiempo de superarlo… y decidió hacer una venta de garage con todas las pertenencias de Noah. Allí llegó un hombre llamado Gerald que estaba muy interesado en la cuna del bebé, así que la compró y se la llevó.

Facebook @Woodwork Projects

Sin embargo cuando iban de regreso a casa, la esposa de Gerald le contó el significado del objeto, pues había conversado con Valerie al respecto. Al ver tanta ropa y juguetes de bebé, le había preguntado qué edad tenía su hijo… fue entonces cuando la mujer conoció la historia del pequeño Noah.

Y una vez que su marido también lo supo, decidió que la cuna debía regresar a donde pertenecía, pero remodelada.

Facebook @Woodwork Projects
Facebook @Woodwork Projects

Como Gerald tenía mucha experiencia trabajando con madera, convirtió la cuna en una hermosa silla donde Valerie podría sentarse a recordar a Noah. Le tardó una semana construirla, y sin duda sorprendió a la mujer, pues en cuanto la vio, no podía dejar de llorar de emoción.

Esperamos que el acto noble de Gerald la ayude con su dolor.

Puede interesarte