Por Felipe Costa
20 enero, 2021

Edward Sanders abandonó la escuela a sus 18 años para convertirse en piloto bombardero en la guerra de Corea. Tras volver como un veterano casi 10 años después, se dedicó a formar una familia y a trabajar, dejando el sueño de graduarse a un lado. Nunca es tarde para alcanzar una meta.

Nunca es tarde para aprender, como nunca es tarde para perseguir nuestros sueños. Hay quienes dejan de lado procesos importantes de la vida, ya sea porque se ven obligados o porque optan por otros caminos, pero volver a terminar aquello que quedó inconcluso siempre es digno de admirar. La historia de Edward Sanders, nos habla un poco de ello, cuenta el Michigan Live.

M Live

Sanders vive en Michigan, Estados Unidos, tiene actualmente 87 años y se ha transformado en un orgulloso bachiller de la escuela secundaria luego de una vida entregada al servicio de su país. Cuando joven, se vio obligado a abandonar sus estudios por la guerra y tras volver a casa, se dedicó directamente a trabajar y formar una familia.

Sanders tenía 18 años cuando dejó la escuela para servir como piloto bombardero en la guerra de Corea, era el año 1952 y las prioridades del mundo estaban enfocadas en la Guerra Fría.

Sarah Alldaffer-Soltis

El soldado comenzó a entrenar  cuando apenas cumplió los 15 años, piloteando distintas aeronaves, lo hacía sentirse “el rey del mundo”, creando en él una pasión que no podía sacarse de la cabeza. Su futuro soñado era pertenecer a la Fuerza Aérea.

Lo siguiente fue ir directo a la guerra, tanto si contaba con experiencia suficiente o no, se necesitaban hombres. Un día estaba en su casa en Michigan y al otro arriba de un bombardero jugándose la vida. Sanders sirvió 4 años como militar y luego otros 4 en la reserva antes de retirarse.

M Live

Como todo un veterano de guerra, Sanders volvió a su tierra natal, donde conoció a su actual esposa, Patricia. Tuvieron juntos tres hijos, cinco nietos y cuatro bisnietos.

M Live

Para entonces ya había encontrado trabajo en una fábrica y sus tiempos de volar para el ejército se habían acabado. Con el tiempo, la nostalgia por su antigua escuela Jackson High School volvió, pero apenas en 2020 juntó la valentía para contactarse con la institución y así llevar a cabo su sueño que había quedado en una larga pausa, graduarse.

Desde la escuela estaban más que dispuestos para llevar a cabo una ceremonia, pero las medidas restrictivas por la pandemia imposibilitaban reunir a tantas personas. De todas formas, la comunidad y la familia de Sanders juntaron esfuerzos para hacerle cumplir el sueño con la mayor seguridad posible.

Sandy Mays

Edward Sanders logró graduarse finalmente el 8 de agosto de 2020 junto a la generación de aquel año, siendo un ejemplo para todos los estudiantes de que jamás es tarde para cumplir un sueño. Tanto la familia como la misma escuela lo homenajearon en redes sociales, orgullosos de un momento histórico para la comunidad.

Puede interesarte