Por Cristofer García
15 junio, 2022

“Era una persona nueva, como un niño que se descubre a sí mismo por primera vez. Me tomó 55 años llegar al punto de decir ‘esto es lo que soy, esto es lo que siempre debí haber sido’. Me negué eso durante la mayor parte de mi vida”, contó la doctora Angela Traill.

Toda persona debería tener el derecho y la libertad de expresar su identidad de la forma que lo desee porque, al final, se trata de como se siente y se muestra como persona. Sin embargo, no siempre todos viven en el contexto indicado para tomar la decisión de asumir una identidad de género diferente a la que le fue asignada al nacer.

Están aquellos que se les va la vida sin toma la decisión de liberarse y sentirse como realmente lo desean, por distintas razones, pero también están quienes toman la decisión a una edad avanzada para vivir sus últimos años como siempre lo hubiesen querido.

No es sencillo dar este paso, por lo cual nunca será tarde para atreverse. Así es el caso de la doctora Angela Traill, quien decidió hacer su transción de género después de los 50 años, a pesar de que no se sentía identificada con ser hombre desde los 10 años de edad.

Angela Traill

“Me asignaron hombre al nacer, pero a medida que crecía, más femenina me sentía por dentro y comencé a sentirme atraída por el deseo de ser una niña y parecer una niña. Pocos reconocerían tales sentimientos en un niño que creció en la década de 1970. En ese momento, no había puntos de referencia para mí en absoluto y todo se sentía un poco extraño”, contó Traill en un artículo personal escrito para Metro.

“A la edad de 14 años, mi cerebro y mi cuerpo estaban totalmente desconectados. No sabía lo que estaba pasando, pero sabía que tenía que mantenerlo en secreto. Desde muy joven, solía imaginar que si alguna vez estaba involucrada en un accidente automovilístico y mi cuerpo tenía que ser reconstruido, les diría que no me importaba que lo reconstruyeran como una niña. Pero en ese momento, no tenía ni idea de que eso fuera posible”, recordó.

En 2019, a la edad de 55 años fue que decidió hacer un cambio radical al declararse mujer trans y ahora, a los 58 años, sabe que fue la decisión correcta. “Mirando hacia atrás, ahora sé que la forma en que me sentía era típica de las personas con disforia de género pero, en ese momento, nunca había oído hablar de eso. Ni siquiera sabía que existía tal cosa”, detalló.

De hecho, pasó gran parte de su vida pensado que solo ella sentía eso, que no sería entendida. “Los únicos atisbos de personas que sospeché que podrían sentir algo como yo fueron todas vestidas de travesti o como damas de pantomima. Pero estos eran actos puramente para el entretenimiento, para que la gente se riera“, dijo.

Angela Traill

“Escuchaba todos los comentarios que se hacían y el mensaje era muy claro: cualquiera que no lo hiciera por un efecto cómico tenía un tornillo suelto y era una especie de desviado sexual, que era extraño, no normal, e incluso peligroso. La forma en que me sentía era vista como algo de lo que reírse, en el mejor de los casos, y vilipendiarlo, en el peor”, añadió.

Pasados sus 20 años pensó que debía hacer algo pronto porque no podía seguir ocultado su verdadera personalidad y gustos. “Recuerdo haber pensado: ‘Ya no puedo vivir así, tengo que admitir cómo me siento realmente’. Sentí que estaba en guerra conmigo misma, con una batalla constante entre mi cerebro y mi cuerpo”, afirmó.

Fue tan difícil y le daba tanto miedo el poder admitir como se sentía que prefirió seguir la vida que ya traía siendo hombre. Así tuvo tres hijos y se casó dos veces, pero nada de esto resolvió las dudas que la atormentaban por dentro.

“Luego, en 2019, a la edad de 55 años, después de años de vivir negando cómo era realmente, comencé a sentir que realmente no podía continuar así por más tiempo. En ese momento, estaba pasando por mucho. Mi padre había muerto el año anterior, el trabajo era difícil, tenía mucha presión sobre mí y, no me di cuenta en ese momento, estaba muy deprimida”, contó.

En ese proceso contó con el apoyo de su esposa y dio el paso que tanto postergó. Aunque su esposa la apoyó porque creía que era lo correcto, terminaron su relación porque ella se había casado con un hombre, no con una mujer. También los meses siguientes fueron duros, pero valió la pena.

Angela Traill

“Tenía una nueva identidad. Era una persona nueva, como un niño que se descubre a sí mismo por primera vez (…) Todavía tenía un largo camino por recorrer, pero había llegado aquí, y no era demasiado tarde (…) Me tomó 55 años llegar al punto de decir ‘esto es lo que soy, esto es lo que siempre debí haber sido‘. Me negué eso durante la mayor parte de mi vida“, enfatizó.

“A cualquiera que se encuentre en la misma situación o en una similar, mi consejo es que busque asesoramiento profesional que lo ayude a comprenderse mejor a sí mismo; Habla con las personas que amas. Explícales cómo te sientes. No es un paseo divertido, eso es seguro; pero créeme, nunca es demasiado temprano o demasiado tarde“, agregó.

Puede interesarte