Por Diego Cid
3 agosto, 2017

Si pensabas que el período menstrual era lo peor, es porque probablemente esto no te ha pasado….

No es extraño que, a estas alturas de la vida, todos tengamos una que otra historia de terror relacionada a la vida sexual. De hecho, es bastante probable que aún te queden muchos más sustos por vivir mientras pasen los años. Lo único que te deseo, eso sí, es que no sean tan terribles como estas espantosas historias que leerás a continuación.

Sabiendo que hay muchas historias sanguinarias que contar -no necesariamente relacionadas al período menstrual-, la comunidad de usuarios de BuzzFeed contó cuáles son sus peores historias en torno a la vagina.

Y bueno, los resultados van desde lo simplemente hilarante a lo dolorosamente angustioso:

1. La crema depiladora

Una vez usé crema depiladora en la zona de bikini y funcionó bien, así que pensé usarlo en el resto del área baja. Lo usé en mi vagina, y dentro de un instante me di cuenta de que me estaba quemando los labios. Fui a mi cuarto y me puse aloe vera, lo que sólo hizo la quemadura aún peor, porque resulta que, al parecer, tampoco está hecho para vaginas. Al otro día estaba totalmente inflamada.

cailsann


2. La vagina en llamas

Salí de la bañera y me senté en la tapa del retrete para remover mi esmalte de uñas. La botella se dio vuelta y derramó acetona sobre mi vagina. Quemó demasiado, como si fuera fuego. Terminé juntando agua fría en la bañera, saltando dentro y tirando agua en mi entrepierna como una loca. Me sentía traicionada.

heathernormanb

Mara Parra / Upsocl

3. El anillo vibrador perdido

Mi novio y yo teníamos sexo cuando su anillo para el pene se perdió muy dentro de mi vagina. Muy dentro. Por los siguientes 10 minutos, mi novio practicó sus habilidades ginecológicas y eventualmente lo sacó con una cuchara de cocina. De más está decir que ya nada más fue incómodo para nosotros.

maryf485fe182b

Mara Parra / Upsocl

4. El arbusto espinoso

Montaba mi bicicleta cuando, de la nada, se enganchó con algo. Caí de frente, con la vagina por delante, en un arbusto de rosas. Grite en dolor mientras mi ginecólogo me removía 18 espinas de la bulba con pinzas. No hace falta decir que nunca ha vuelto a ser la misma.

leighk42e9fd239

Mara Parra / Upsocl

5. El pene sangriento

Estaba finalmente con este chico hermoso. Todo estaba bien y después de que terminó nos abrazamos mientras él aún estaba dentro. Después de cinco minutos, se disculpó para ir al baño y volvió horrorizado. “Así que aún estás en tu período”, me dijo. Después de revisar un poco, resulta que su pene estaba cubierto de sangre porque llegó muy profundo y removió mi Dispositivo Intrauterino (DIU).

laurenkim518

Mara Parra / Upsocl

6. La afeitadora sanguinaria

Estornudé mientras afeitaba mi vagina, la hoja de la afeitadora se deslizó y cortó mis labios por dentro. Ha sido lo peor. Fui a urgencias por el dolor extremo y tenía ampollas por todos lados. Traté de remover el tampón que aún estaba dentro de mí, pero se atascó. Tuve que arrancarlo con partes de piel. Ahora tengo mucho cuidado cuando afeito.

Sweet_SouthernPeach

Mara Parra / Upsocl

7. El ataque en la escuela

Hace poco caminaba con mi novio cuando sentí algo pasar ahí abajo. En medio de un pasillo lleno de la escuela, un chorro de sangre cayó por mis pantalones. Él vio mi mirada horrorizada, e inmediatamente tomé su sudadera para cubrirme. Afortunadamente era roja, así que la mancha no fue difícil de sacar.

l41558f8e3

Mara Parra / Upsocl

8. El condón rebelde

Después de un mal termino de relación en la universidad, salí con unas amigas y terminé volviendo a casa con alguien. Tres días después, sentí algo raro cuando fuio al baño. Saqué un condón que aún tenía semen en él. Estuve tres días sin darme cuenta que tenía un preservativo atascado en la vagina.

Loosethegoose

Mara Parra / Upsocl

9. El granito en la vagina

Apareció un horrible grano sobre mi clítoris. Traté de reventarlo una noche, pero era demasiado doloroso. El grano siguió y siguió creciendo hasta que fue del tamaño de una canica. Estaba tan inflamado y la piel tan sensible que cuando caminaba o me sentaba, se refregaba contra mi ropa interior y pantalones. Eventualmente reventó por sí mismo y la cantidad de materia que salió de ahí fue una locura.

skyea437812a37

Mara Parra / Upsocl

10. El devorador de mentas

En mi primer año de universidad, mi exnovio decidió ponerse travieso. Me dijo que cerrara mis ojos y disfrutara. Empezó a practicarme sexo oral cuando sentí que todo quemaba en mi clítoris. Por alguna razón, pensó que se sentiría bien poner un montón de pasta dental en su lengua mientras lo hacía. Definitivamente no fue así.

paulat40218dd78

Mara Parra / Upsocl

En serio, cuando digo que espero que nunca tengas que pasar por estas situaciones, es porque realmente deben ser momentos que te cambian para siempre.

Te puede interesar