Por Simona Villela
13 marzo, 2018

“Gracias a Dios era noche de tacos en la cafetería. Me eché un pedo y me salvé de una horrible situación. Es asqueroso, lo sé”, dijo uno de los que se atrevieron a revelar sus engaños.

Por un amor correspondido o simplemente porque una de las partes involucradas no quiere, suelen ser las razones más frecuentes a la hora de desistir en el sexo. Sin embargo y a raíz de que nunca es fácil rechazar a alguien de forma personal, la gente suele inventar excusas que no den origen a una discusión o enemistad entre ambos.

Las excusas no siempre son tan fáciles de creer y así lo demuestran estos 13 hilarantes testimonios que ponen de manifiesto las absurdas e incluso repugnantes situaciones que las personas inventan para no tener sexo con alguien.

1. “Sangre venenosa”:

“Inventé la peor mentira de todas. Le dije que estaba en mi período “verde”. “Una vez al año las mujeres tienen un período verde. La sangre se vuelve prácticamente venenosa en contacto con la piel. Hay que mantener distancia con los demás”. 

Macarena Salinas/ Upsocl

2. “Lo dejé tras la barrera”:

“Salí una noche y comencé a recibir incesantes mensajes de un chico que no me dejaba en paz. No dejaba de insistirme en que fuera hasta su casa. Le dije que no y que por favor no insistiera. Eventualmente me aburrí y le dije que viniera a mi casa. En ese momento estaba viviendo en un campus en el que hay que tener una tarjeta de estudiantes para poder entrar. Pasé mi tarjeta y seguí caminando, mientras él se quedó atrás llamándome”. 


3. “Sin bañarme”:

“Literalmente le dije que no me había duchado hace una semana”.

Macarena Salinas/ Upsocl

4. “Comí y comí hasta que la mujer se fue”:

“Estaba en la universidad y por alguna razón (estaba ebrio) no recuerdo cómo fue que esta chica comenzó a seguirme hasta mi habitación. Ella era linda pero definitivamente no era mi tipo. Teníamos amigos en común y no quería lastimar sus sentimientos. ¿Qué fue lo que hice? Le dije: ‘Oh, acabo de recordar que tengo unas sobras en mi refrigerador’. Me senté en mi cama y comí hasta que ella terminó yéndose”. 

Macarena Salinas/ Upsocl

5. “Me hice la dormida”:

“Dejé afuera a un chico que estaba fumando. Cerré el pestillo y pretendí que me había quedado dormida. Él estuvo más de 20 minutos tocando el timbre hasta que finalmente se rindió”.


6. “Es asqueroso, lo sé”:

“Cuando estaba en la universidad, una de mis compañeras estaba enamorado de mí pero no era recíproco. Su compañera de habitación me invitó a ver una película junto a ellos, y luego ella se fue. Allí estábamos, sentados en el suelo mientras ella se acercaba aún más. Ella sujetó una manta y la puso encima nuestro. Sabía que lo que ella quería, pero la verdad es que no me sentía atraído por ella”.

“Gracias a Dios era noche de tacos en cafetería. Me eché un pedo y me salvé de una horrible situación. Es asqueroso, lo sé”. 

Macarena Salinas/ Upsocl

7. “Pretendí que me caí detrás de una secadora”:

“Estaba borracho, sentado encima de la secadora del lavadero de mi amigo. La chica que había estado evitando toda la noche, entró y me acorraló en la habitación. Ella me empujó e intentó desabrochar mi cinturón para besarme. Mi único método de evasión fue caer detrás de la secadora y esperar a que llegara alguien a ayudarme. Tres amigos escucharon el golpe y fueron a sacarme. Salí de la habitación con ellos, mis guardianes”.

Macarena Salinas/ Upsocl

8. “Vellos de la nariz”:

“Cuando estaba en la universidad siempre fui el conductor designado de mis amigos. Llegamos a una fiesta y mi sobrio trasero estaba aburrido. Fue allí cuando una mujer completamente borracha que conocía de una de mis clases comenzó a coquetearme y terminó diciéndome que podría hacerme trizas. Sabía que tenía que hacer algo, jalé fuertemente los vellos de mi nariz hasta que mis ojos comenzaron a lagrimear. Le dije que tenía un resfriado del que tenía que cuidarse. Le di mi número y le dije que la llamaría cuando estuviera mejor”.

Macarena Salinas/ Upsocl

9. “Pretendí tener hambre”:

“Una pareja intentó tener un trío conmigo. Ellos no dejaban de tocarme y masajearme y yo no podía estar más incómodo. Comencé a decir que tenía demasiada hambre y que si no comía me desmayaría. De todos modos tuve que explicarles que no estaba interesado”.

Macarena Salinas/ Upsocl

10. “Los convencí de que traía mala suerte tener sexo los martes”:

“Conocí a un chico un martes, luego de que nuestros amigos en común nos presentaran. Él era bastante apuesto, gracioso y encantador, así que sabía que el sexo era una posibilidad. De alguna forma la madre naturaleza fue cruel conmigo y me castigó con el período. Yo no quería nada con él, por lo que esta historia era creíble pero me daba vergüenza.

Le dije que había leído recientemente en un artículo que traía mala suerte tener sexo los martes. Le expliqué en detalle que era una regla que seguía cada año y que me traía buenos resultados”.

Macarena Salinas/ Upsocl

11. “Me puse un pijama de oso”:

“Me puse un pijama de oso (de adulto) y dije “No, está bien. Dormiré en el piso. Esta cosa es como un saco de dormir”. 

Macarena Salinas/ Upsocl

12. “Un poco de pis”:

“Mi mejor amigo empezó a salir con una chica, pero siempre nos juntábamos a conversar de todo, porque aparentemente no le contaba a ella lo que me contaba a mí. Un día estábamos en una fiesta y ella se sentó junto a mí en un sillón mientras todos los demás estaban muertos. Ella comenzó a acariciar mi pierna y cuando llegó hasta mi entrepierna me oriné encima hasta asquearla. ¿Era necesario? no. ¿Funcionó? oh, sí. 


13. “Llanto falso”:

“Comencé a llorar (era falso) y me quejé de mis problemas. En serio, no hay nada mejor para alejar a un hombre que tener un colapso emocional. Suena cliché y es el truco más antiguo de todos, pero funciona”.

Puede interesarte