Por Daniela Morano
1 septiembre, 2017

Y gastar casi todo tu dinero.

Si eres de esas mujeres que sufren las desgracias de las hormonas y tienes demasiado vello en todo tu cuerpo, te entendemos. Si bien los hombres tienen la suerte de pasar desapercibidos cuando tienen mucho vello, e incluso son más “varoniles” por esto, como mujeres sabemos que para nosotras es todo lo contrario. Entonces pasamos casi toda nuestra vida gastando dinero y tiempo en hacer desaparecer todo ese molesto vello. Que crece en todas partes. Porque somos humanos después de todo, y eso es lo normal. 

1. Pasas un tercio de tu vida en la ducha.


2. Tienes que depilar tus piernas TODOS los días durante el verano.


3. Horas después de depilarte y estando ya en público, notas que todavía quedaron vellos visibles.

 


4. Hay veces en que has depilado sectores MUY específicos de tus piernas con tal de poder ocupar jeans rasgados.


5. Y si alguna vez depilaste tus muslos, viviste para arrepentirte de esa decisión.


6. Una rasuradora reutilizable es simplemente una rasuradora normal.


7. Si quieres ocupar playeras sin mangas tienes que planearlo con antelación.


8. Y puede que tengas que depilarte dos veces en un mismo día tu axila.

No es buena idea. No lo hagas.


9. Y si alguna vez ocupaste una playera sin mangas y olvidaste depilarte, probablemente te viste obligada a bailar incómodamente sin levantar tus brazos.


10. A veces pasas una hora en la ducha depilándote y cuando por fin sales, notas que de todas maneras te faltó un lugar.


11. Y SIEMPRE es el mismo lugar.


12. La gente te lo menciona como si fuese algo nuevo sobre lo que no tenías idea.


13. Algunos incluso creen que es cortés mencionar tus velludos nudillos.


14. Y si es verano, seguro recibirás comentarios respecto al vello en tus pies.


15. Sufres cuando ocupas pulseras o relojes y se enredan en tus vellos.


16. Ni hablar de ocupar un yeso.


17.  Cuando mojas tu cara tus cejas siempre quedan peinadas hacia cualquier lado.


18. Y definitivamente tendrás una uniceja si no te depilas en una semana.


19. Al menos ahora las cejas gruesas están de moda y no te sientes tan mal.


20. Definitivamente has considerado la depilación láser.


21. Sabes que depilarse es una decisión personal pero no puedes evitar resentir a la sociedad por esa presión implícita.


22. Mientras más tiempo lleves con tu pareja, más cómoda te sientes con tus vellos.


23. El vello en tus pezones es algo real y molesto.


24. Ni hablar del vello arriba de tus labios.


25. Conoces muy bien el olor a cremas depilatorias.


26. No importa qué método ocupes: todos duelen.


27. Has gastado cientos de dólares en bandas de cera y lo único que han logrado es quitar dos insignificantes vellos.


28. Y sí o sí te has quemado ocupando alguna “nueva” y “eficiente” crema depilatoria.


29. Cuando por fin encuentras un método que sí funciona, tienes que ocupar MUCHO más producto del recomendado por el envase.


30. El desagüe queda tapado con una sola ducha.


31. Gastas más dinero en shampoo y acondicionador porque tienes demasiado cabello.


32. Y ocupas la aspiradora más que una persona normal.


33. Tienes que determinar que día depilar qué parte de cuerpo, de lo contrario estarías horas en la ducha.


34. Siempre te preguntas si otras personas tendrán vellos en ciertas partes que nunca pensaste que podías tener.


35. Y no olvidemos ese poco pero notorio vello en tu mentón.


36. O los vellos encarnados/enterrados. Eso si duele.


37. Nada te hace más feliz que ver a otras chicas simplemente dejarse sus vellos y mostrarlos públicamente.


38. Incluso a veces tu misma dices al carajo con esto y no te depilas.


39. Porque es todo una construcción social, nada importa.


Puede interesarte