Por Andrea Araya Moya
15 junio, 2017

Muchas ni siquiera saben dónde está.

El clítoris desde siempre ha sido la parte de la intimidad femenina más censurada y hasta catalogada de “satánica”. Y en realidad sólo tiene la misión de dar placer a la mujer mediante la estimulación de sus más de 8 mil terminales nerviosas. Sí, como leíste, más de 8 mil. El doble que las del pene, por lo que se le considera el “botón” del orgasmo femenino.

En 1559 el anatomista Mateo Realdo Colombo estudió el clítoris por primera vez y lo describió como un órgano “muy útil” para la sexualidad femenina. De hecho, lo apodó “placer de Venus”. Pero luego, por religión, el clítoris fue censurado y se convirtió en víctima del prejuicio, llenándose de mitos y hasta errores que las mujeres hasta nuestros días suelen cometer con él.

1. Estimularlo de forma brusca para tener mayor placer

Mara Parra/UPSOCL

Sí, sabemos que el clítoris te ayuda a lograr ese orgasmo de ensueño. Sin embargo, si bien tiene miles de terminaciones, es un órgano realmente sensible y si lo estimulas de forma brusca sentirás dolor. De hecho, mientras más suave sea, mejor te sentirás.


2. Creer que el orgasmo por clítoris no es válido

Mara Parra/UPSOCL

¡¿Es en serio?! Sí, muchas mujeres creen que alcanzar el clímax sólo por el clítoris no es un orgasmo real, porque tienden a creer que sólo sirve el orgasmo vaginal. Bueno, eso no es cierto, pues hay mujeres que sí sienten placer mediante la estimulación del clítoris. Y son diferentes.

En el 2002, Beverly Whipple y Barry Komisaruk, investigadores de la Universidad de Rutgers, Estados Unidos, llegaron a al conclusión de que tanto el orgasmo clitoriano y el vaginal son diferentes porque se transmiten por distintas vías nerviosas.


3. Creer que los lubricantes no tienen efecto en el clítoris

Mara Parra/UPSOCL

Se suele creer que los lubricantes íntimos sólo entregan lubricación extra a la vagina. No, no es tan así.

Existen ciertos productos que ayudan a potenciar la sensibilidad del clítoris y que provocan sensaciones placenteras.


4. Dar por hecho que todos los clítoris son iguales

Mara Parra/UPSOCL

No. No son todos iguales. Los hay de diferentes formas y tamaños, y suelen cambiar con el paso del tiempo. Algunos son más sensibles que otros y, como toda mujer, se estimulan de diferente manera.


5. No saber dónde está

Mara Parra/UPSOCL

Sí, aunque no lo creas, hay mujeres y hombres que no saben dónde se ubica este órgano. Incluso cometen el error de pensar que está dentro de la vagina, y no en  la parte superior de los labios vaginales, donde realmente está.

Y tú, ¿qué errores sueles cometer con el clítoris?

Te puede interesar