Por Javiera Irarrázaval
29 septiembre, 2017

“Metió un dedo dentro de mí y me hizo gritar porque tenía las uñas largas y afiladas”. (Este contenido no es recomendable para menores de edad)

Hay cosas en la vida que definitivamente, es mejor que queden en un inconsciente, y que no las recuerdes ni en tus más grandes pesadillas, sobre todo, si en esa situación, las ganas de correr, desesperación y espanto se apoderan de ti. Imagínate lo incómodo que debe ser vivir una situación horrorosa en el mismo instante que estás teniendo relaciones sexuales con una persona…

Que no te pase nunca…

La revista Cosmopolitan, le preguntó a sus seguidoras, sus encuentros sexuales más nefastos. Algunos de ellos no lo son tanto, pero si o sí fue algo bastante incómodo para las partes afectadas.

Estas son algunas de las historias sexuales que no terminaron de la mejor forma.

1. “Ella ocupaba la luz de la pantalla de su teléfono para encontrar donde debía estar”

Mara Parra/UPSOCL

“Había estado saliendo con una mujer que nunca había tenido un encuentro íntimo con otra fémina y la verdad yo estaba haciendo gran parte del trabajo, cada vez que teníamos relaciones sexuales. Esa vez, ella intentó ocupar su mano la explorar mi cuerpo, pero al parecer fue muy confuso para ella, así que sacó su teléfono y empezó a alumbrar mi vagina con la luz de la pantalla, para saber si estaba en el “lugar correcto”.

-Rosa-


2. “Decidí ir a ver si estaba bien en el baño, y encontré que se había desmayado”

Mara Parra/UPSOCL

“Hace ya varios años, cuando recién asumí mi homosexualidad, mis amigos me animaron a salir y encontrar una chica para acostarme con ella. Estaba en un restaurante con mis amigos,  y escuché que una chica me llamaba. A pesar que no estaba muy interesada, ella era lo suficientemente linda para decir que sí. Estuvimos juntas todo el día, y en la noche, nos fuimos a su apartamento. Cuando llegamos allí, ella fue al baño y yo me recosté en el sillón, tratando de verme sexy.

Una hora después ella todavía no salía del baño. Intenté no parecer enojada, sino sexy, pero me preocupé y fui a verla al baño: allí encontré en el inodoro desmayada. La levanté y la llevé a la cama donde nuevamente se desmayó. Me envió un mensaje en la tarde, pero decidí no verla nunca más”.

-Kim-


3. “Me senté y me di cuenta que tenía sangre en la nariz”

Mara Parra/UPSOCL

“Una de las primeras veces que estuve con una chica. la besé en el cuello y comencé a sentir un líquido caliente que estaba saliendo de mi nariz y se esparcía por mi rostro. Finalmente me senté y me di cuenta que tenía mi nariz ensangrentada. Mi cara, su cama, su cuerpo, había sangre por todas partes”.

-Kelly-


4. “Se desmayó”

Mara Parra/UPSOCL

“Las cosas se estaban poniendo muy calientes, pero de pronto, ella abrió los ojos, me miró y se desmayó. Después me di cuenta que tenía sangre en toda la cara, porque su anillo vaginal no estaba bien puesto”.

-Marissa-


5. “Ella usó las sábanas con las que nos tapamos, para limpiarme”

Mara Parra/UPSOCL

“La primera vez que estuve con una chica que tenía eyaculación vaginal, fue como si nos hubiéramos inundado en la cama. Al comienzo sentí esos sonidos como de chorros de agua, pero en verdad jamás pensé que lo podía hacer una chica. Me imaginé que iría al baño que estaba cerca, pero se limpió con la misma sábana que nos cubría; yo, en cambio, me levanté a lavarme las manos, y volví a la cama que estaba empapada. Fue muy incómodo”.

-Irlanda-


6. “Asumimos que estábamos solas, y tendríamos cierta privacidad”

Mara Parra/UPSOCL

“Durante mi último año de universidad, una chica, con la que estaba saliendo, pensó que sería divertido hacerlo en el techo de nuestra residencia. Asumimos que estábamos solos y tendríamos cierta privacidad, hasta que escuchamos risas que venían de la azotea de uno de los edificios del lado. Mortificadas, rápidamente paramos y volvimos a la cama de mi habitación privada. Nunca volvimos a la azotea”.

-Jo-


7. “A la mañana siguiente, mi madre dijo: ‘Estoy orgullosa de ti’

Mara Parra/UPSOCL

“Tenía 17 años y estaba nerviosa, tuve una noche de lesbianas en mi casa donde vimos la película “Mejor que el chocolate” porque mi amiga me dijo, que eso haría “que pasara lo que tenía que pasar”. Cuando la cinta terminó, las luces se apagaron y vi la luz por primera vez; supongo que no lo hice mal, porque a la mañana siguiente, mi madre nos ofreció Bagels y café. “Estoy orgullosa de ti, mierda” me dijo. Eso fue bastante vergonzoso pero también muy cool que mi madre me lo haya dicho”.

-Fran-


8. “Me quedé acostada mientras buscaba sus cortaúñas”

Mara Parra/UPSOCL

“Estaba en la casa de mi novia por primera vez. Pusimos música sexy y ella comenzó a besarme y sacarme la ropa. Acto seguido, metió un dedo dentro de mi y me hizo gritar porque tenía las uñas largas y afiladas. Obviamente después de mis gritos ella se dio cuenta y se disculpó un millón de veces. Yo sólo me quedé acostada allí mientras ella estaba buscando su cortaúñas, cuando se las cortó, las ganas se habían ido, obviamente”.

-Miranda-

¿Conoces alguna historia similar?

Te puede interesar