Por Kat Gallardo
4 agosto, 2017

Una explosión de sensaciones que despertará tus sentidos ¿Mito o realidad?

Los estudios realizados entre las mujeres cercanas y diversos comentarios en internet, revelan que las mujeres llevamos la delantera en prácticas de sexo oral. Si lo hacemos, lo hacemos bien, y es muy probable que las quejas sólo aparezcan cuando no se hace. Caso distinto, son los hombres… Ya sea porque no controlan la intensidad, los dientes o creen que el clítoris es una goma de mascar. Por eso, el mito del dulce de menta, resulta demasiado interesante para mejorar las habilidades orales.

De acuerdo a uno de tantos mitos que circulan por internet (y con eso ya saben cómo se expanden las hipótesis), recibir sexo oral es una experiencia completamente alucinante cuando te lo hacen comiendo un dulce de menta. Esto porque se vuelve más intenso y placentero y ¿quién no quiere eso? En serio, ¿alguien? ¡Obvio que a todos les interesa!

Pero, ¿es verdad?. Sólo puedes comprobarlo intentándolo bajo tu propia responsabilidad, siguiendo un par de consejos.

Sabemos que un dulce de menta no sólo tiene azúcar sino que también concentraciones de mentol, eucalipto y saborizante. Entonces, se supone que si en tu boca sientes una avalancha de frescura e incluso una leve sensación de helado y calor, al recibir sexo oral, se sentirá algo similar. 

PERO NO CORRAN a hacer la prueba sin terminar de leer. Recuerden que todos tenemos reacciones distintas a cualquier cosa ajena/artificial a nuestro cuerpo. No quiero ser responsable por si les duele, pica, su pareja decide terminar la relación, les da diabetes o terminan perdiendo sus genitales (jeje, bromita, obviamente eso no va a ocurrir).

 

Antes de empezar a jugar, recuerden estas advertencias:

1. Es altamente probable que el sexo oral sea diferente, pero si es “mejor” o “peor”, dependerá del gusto de cada uno.

2. No lleguen y metan un dulce en sus genitales como si nada porque puede arder. Díganle a quien los está acompañando en la prueba que mantenga el dulce en la boca durante un tiempo y luego empiece soplando. Así van viendo reacciones al mentol/menta/frescura y deciden si avanzan o no.

3. NO hagan sexo oral con el dulce adentro de la boca porque se pueden atragantar. Aunque si es sólo un pedacito inofensivo, adelante.

¡Buena suerte!

Te puede interesar