Por Elena Cortés
11 octubre, 2017

¡NO TE ALTERES!

Creo que muchas mujeres, por no decir todas, han tenido uno que otro mes un poco extraño en el que se han alterado rápidamente cuando la regla no les ha llegado. Lo peor es que cuando ocurre esto, la mente juega en contra y comienzas a ver todo de color gris. Hasta se te aparecen más embarazadas y bebés en el camino de tanta desesperación. Pero, si estás pasando por un momento así de tenso descuida que, si realmente supiste cuidarte, entonces pueden haber otras causas que no tienen ningún tipo de relación con el embarazo.

¡No te alteres y lee con atención! 

1. Estrés

El estrés no sólo causa estragos en tu salud mental, también puede tener un impacto físico, ya que activa una alerta en el cuerpo, liberando cortisol, el cual trabaja para controlar la respuesta al estrés en el cuerpo. La liberación de esta sustancia puede suprimir los niveles normales de las hormonas reproductivas y eso conduce a una ovulación anormal, interrumpiendo tu ciclo.


2. Viajar

El jet lag puede destruir tu ciclo menstrual así que si has estado viajando recientemente podría ser la razón por la cual tu menstruación no llegue a tiempo. Cuando viajas a través de distintas zonas horarias, te expones a la luz en diferentes momentos del día, esto, más que otra razón, desorienta tu ritmo circadiano, el cual trabaja directamente relacionado con tu ciclo. Investigaciones han demostrado que incluso una pequeña cantidad de luz tenue, incluso artificial, desencadena cambios hormonales en el cuerpo. Esto es especialmente cierto si viajas de oeste a este, ya que es más difícil para tu cuerpo adaptarse a un día más corto.


3. Enfermedad

De la misma forma en que un resfriado o una gastroenteritis afectan tu sistema respiratorio y digestivo, es normal que afecten tu sistema reproductor y el “movimiento” natural de tus hormonas. Así que si tu ciclo está desfasado después de haber estado enferma un mes antes, lo más seguro es que el padecimiento sea la razón.


4. Medicamentos

Cualquier medicamento que influya en la producción de hormonas, como la medicación tiroidea o los esteroides, puede afectar el ciclo menstrual y causar su retraso ya que puede afectar el delicado equilibrio dentro del cuerpo. Cualquier cambio brusco puede resultar en un ciclo irregular.


5. Hacer cálculos incorrectos

A menos que estés rastreando tu período estrictamente, es probable que no notes que se ha “movido” un par de días en los últimos años. El ciclo típico es de 28 días, pero varía en cada mujer. Sin saberlo muchas mujeres tienen ciclos ligeramente irregulares. Por ejemplo, si el mes previo has tenido un periodo adelantado lo más seguro es que el siguiente se retrase.


6. Ganar o perder peso de forma repentina

Cualquier cambio drástico de peso puede afectar tu ovulación y llevarlo fuera de su curso habitual. La cantidad de calorías que consumes puede hacer que las hormonas reproductivas dejen de producirse. Si aumentas de peso puede causar aumento de estrógeno, lo cual lleva a un ciclo menstrual más seguido. 


7. Se te pasó la mano con el ejercicio

El ejercicio regular y moderado se recomienda como una estrategia de tratamiento para aliviar los síntomas dolorosos y negativos del ciclo. Sin embargo, el ejercicio extremo puede conducir a irregularidades. El ejemplo más grave es la pérdida del período (clínicamente conocido como amenorrea) en atletas competitivos u  olímpicos.


Así que tranquila que, si te cuidaste apropiadamente, ya vendrá esa “marea roja”.

Recuerda que tu ciclo es más delicado de lo que pensabas.

Puede interesarte