Por Augusto Catoia
13 noviembre, 2017

Ni tus principales confidentes deberían saber los detalles de estas cosas…

Si compartimos nuestras frustraciones con amigos y amigas en el momento en que no logramos encontrar un novio (a), ¿por qué debería ser distinto cuando el momento es de compartir con ellos las alegrías y tristezas de la vida con nuestras parejas? Suena obvio que sea sano hacerlo, pero a veces no lo es. De hecho, según expertos, hay cosas que sólo deben resolverse con tu media naranja o con un especialista.

«¡Cuéntamelo todo!» es una frase que se escucha de distintas maneras y en distintos contextos en la televisión y en el cine, pero lo mejor es justamente no hacerlo en estos temas:

1. Falta de sexo

Según dijo la consejera de pareja Irina Firstein a la revista Cosmopolitan, incluso la amiga mejor intencionada puede empeorar tu relación dándote consejos sobre esto.

«Este tipo de comentarios normalizan un problema que debe ser atendido. Tu amiga no es una terapeuta entrenada, por lo que no puede dar una retroalimentación constructiva, y muchas personas tienden a no ser completamente honestas sobre su vida, en un esfuerzo pro relacionarse con la persona con quien conversa», agrega la experta.

2. Molestias de la familia de tu pareja

Y aunque tu suegra o suegro sean unas bestias del infierno, este asunto es muy delicado y no debe tratarse con los amigos. Según Firstein, eso se debe a que su opinión tenderá a ser sesgada y, por lo tanto, no aportará mucho.

Y la terapeuta también destaca que, si tu pareja descubre que estás hablando mal de su familia a los demás, eso puede resentirla porque «las personas tienden a defender a su familia».

Además, los consejos que recibas de tus amigos vendrán de experiencias distintas. «No tienen nada que ver con tu situación personal, así que es mejor no arriesgar», concluye.

3. Fantasías sexuales

Si muchas personas son naturalmente inseguras, y se materializan incluso en este tema.

«La mayoría de las personas tiene fantasías con las que no están enteramente cómodos. Por eso es algo importante permitirse bajar la guardia y compartir una de las partes más íntimas de su sexualidad con otra persona”, opinó la terapeuta Vanessa Marin a la mencionada revista.

Y por ser algo tan personal y sujeto a inseguridades, cualquier revelación al respecto puede manchar la intimidad con la pareja. En este sentido, la confianza que se deposita en ti puede verse dañada cuando revelas un secreto como este.

4. Problemas personales

Tal como el punto anterior, tu pareja te habla de sus problemas personales como una apertura de intimidad que espera que quede entre los dos. Por lo tanto, nunca se pondrá contenta al saber que otras personas supieron de esas cosas.

«Si tu novio o pareja se entera que compartiste algo con lo que confió en ti, será muy difícil que vuelva a hacerlo con algo que esté cerca de su corazón», dijo Marin.

«Para los hombres es difícil abrirse sobre los sentimientos, así que no rompas su confianza. Lo mejor es simplemente escucharlo”, concluyó.

5. Traiciones

En este caso, Firstein considera que todo incidente debe mantenerse bajo sigilo, en el sentido que ningún amigo o familiar debe saber. ¿Y por qué? Simplemente porque puede dañar irreparablemente la opinión que tenga ese amigo o familiar respecto a la persona infiel.

«El sentimiento permanecerá y tendrás que lidiar con sus sentimientos y juicios durante todo el tiempo que ellos decidan«, sostiene la experta.

6. Problemas económicos

Según Firstein, el dinero puede ser uno de los principales motivos para un divorcio. Por lo tanto, muchísimo cuidado con asuntos financieros. Y si tu pareja cometió algún error con el manejo de su dinero, peor aún: si algún amigo llega a saber sobre eso, él o ella quedarán mal frente a los demás.

7. Tamaño inesperado

Bueno, este asunto ya es un poco más obvio, ¿no?

«Tus amigos (as) lo llegarán a conocer, así que tu pareja posiblemente quedará horrorizada si sabe que compartiste esa información tan íntima», resalta Marin.

Según la especialista, quizás se pueda decir algo – sugerir, hablar en términos poco específicos -. Pero si ya es algo que le provoque inseguridad, no digas nada.

Puede interesarte