Por Felipe Hernández
31 agosto, 2017

Antes se tomaban eso de «ver estrellas» muy en serio.

Dicen que para ser bella hay que ver estrellas, pero antiguamente eso se lo tomaban más en serio que nunca. Porque no se trataba de levantarse temprano para maquillarte o gastar todo tu tiempo realizando rutinas de limpieza para tu rostro, sino que de sufrir. Literalmente sufrir, que te duela el cuerpo y perder la cordura. Estos son 10 ejemplos:

1. Máquinas de hoyuelos, prácticamente una perforadora para ayudar a quienes no tenían esas bellas marcas en sus mejillas

London Media
London Media

2. Marcas de belleza, aunque en lugar de marcarlas con un lápiz, antes las mujeres se pegaban permanentemente marcas falsas

Miguel Cabrera
Miguel Cabrera

3. Fontanges, los pesados accesorios que se usaban en la cabeza con el riesgo de encenderla en fuego

Madame
Madame

4. Céstodos enlatados, literalmente gusanos que se vendían “sanitizados” para ser comidos y así adelgazar causando series infecciones

The Quack Doctor
The Quack Doctor

5. Corsés que alteraban los órganos de miles de mujeres mientras eran lo más popular del mundo

Desconocido
HeatherSmithfield

6. Miriñaques, esas jaulas que se cargaban bajo los vestidos y que solían incendiarse como por arte de magia

Sirot
Sirot

7. Pelucas empolvadas que en realidad estaban cubiertas con manteca de cerdo que atraía insectos a comer cuero cabelludo

Pompeo Batoni
Pompeo Batoni

8. Sanguijuelas, utilizadas para mantener la piel lo más blanca posible al drenar la sangre del cuerpo y sufrir mucho dolor

Petrus Christus
Petrus Christus

9. Gotas de belladona, una pócima hecha de una planta tóxica que las mujeres vertían en sus ojos para dilatar las pupilas y tener una mirada más inocente

Gonzino
Bronzino

10. Líneas del pelo depiladas, pero depiladas pelo por pelo, para hacer que la frente se hiciera más alargada y refinada.

Lisby
Lisby

¿Suena como una locura? Lo peor es que eso es lo que vamos a pensar en unos años de lo que hacemos ahora…

Puede interesarte