Por Carla Cappello
6 noviembre, 2017

Deja los prejuicios de lado…

A veces sentimos que necesitamos hablar con alguien. Hay sentimientos o situaciones que no logramos entender o solucionar y nuestros amigos o familiares parecen no encontrar la respuesta a nuestras preguntas… esta es la oportunidad de considerar comenzar terapia.

¿Por qué?

1. Aprenderás a conocerte a ti mismo como nunca antes

Desde errores pasados hasta emociones transformadas en traumas actuales. Vas a atar cabos que antes no te cerraban y comenzarás a liberarte y a aceptarte.

2. Descifrarás tus patrones de comportamiento

Esos comportamientos que repites una y otra vez y que a veces arruinan tu presente. Aprende qué los genera y cómo transformarlos.

3. Tomarás el control de tu vida

La terapia en un buen lugar para solucionar tus problemas, pero necesitas de tu voluntad sin excepción. Descubrirás las raíces de tus problemas y así tendrás las herramientas necesarias para actuar.

Entonces… ¿Tomarás mi consejo e probarás la terapia?