Por Carla Cappello
3 noviembre, 2017

¡Atentas!

Si estás pensando en cambiar tu color de ojos, al menos temporalmente, los lentes de contacto de color son una opción perfecta. Hay verdes, azules, calipso, púrpura como los de Elizabeth Taylor, y hasta rojos o negros para los más góticos o fanáticos del terror.

Pero, como todo, hay ciertas cosas que tenemos que saber:

Son casi lo mismo que los lentes regulares de contacto

No hay casi nada diferente entre estos dos, excepto el color. Por lo que si ya estás acostumbrada a usar lentes de contacto te será mucho más fácil.

No son completamente cómodos

Son un poco más incómodos que los lentes regulares, por lo que puede llevarte más tiempo acostumbrarte.

Necesitas receta médica

Aunque no lo creas, necesitas una receta. Esto sucede porque todo este tipo de elementos pueden dañar tus ojos. No deberías comprarlos online y arriesgar la salud de tus ojos por ahorrar dinero.

No puedes compartirlos con nadie

Parecen de juguete, pero no lo son. Si los compartes, puedes contagiarte o contagiar bacterias y gérmenes, además puede que no sean los adecuados para ti.

Puede interesarte