Por Carla Cappello
6 noviembre, 2017

Manténte en forma sin morir en el intento.

A veces nos es difícil sumar el ejercicio a nuestra rutina diaria. Estamos cansados o simplemente no tenemos tiempo. A todo esto, hay que sumarle que si vemos al ejercicio como una obligación, nos es aún menos posible incluirlo.

Si este es tu caso, puedes motivarte de estas 4 formas:

ESCUCHA A TU CUERPO

Hay días en que nos sentimos con más energía y en los que podemos realizar actividades como correr, andar en bicicleta, nadar, etc. Pero hay otros días, especialmente nosotras mujeres en esos días, que un ejercicio de alto impacto es lo que menos necesitamos. Podemos optar en cambio por actividades como yoga, pilates o incluso meditación. No es necesario hacer sufrir a nuestro cuerpo.

INVIERTE EN ROPA DEPORTIVA

Esto es una gran motivación, nada mejor que estrenar algo nuevo y por un buen propósito.

BUSCA UN COMPAÑERO DE EJERCICIO

Entrenar con un compañero despierta nuestro espíritu competitivo y por ende nos motivamos a seguir haciéndolo.

PRUEBA ALGO NUEVO

Para combatir el aburrimiento y no cansarte, prueba distintos tipos de ejercicios. Combina cardio con alguna otra actividad como Yoga o alguna otra actividad relajante.

¡No pierdas la motivación!