Por Luis Aranguren
22 abril, 2019

Desde pequeña confecciona su ropa, han pasado más de 60 años y no ha perdido su imaginación.👗

Rosa Ferrigno es una tierna anciana de Nueva York que trabajó desde muy joven confeccionando ropa de hombres y niños. Su trabajo era realmente una pasión para ella, pues después de 75 años su imaginación no ha parado al momento de hacer prendas originales, ecológicas y sobre todo a la moda.

La jubilación le permite a los abuelitos tener mucho tiempo libre para pensar. Durante esos descansos, algún tiempo atrás, Rosa vio que una amiga suya tenía una cartera hecha con bolsas de plástico que consiguió en el mercado. En ese momento una chispa saltó en su mente y decidió hacer sus propias carteras, con diseños propios y originales.

Desde ese momento comenzó a reunir muchas bolsas de mercado, las separó por colores y luego las cortó en tiras. De a poco fue uniendo las tiras para hacerlas cada vez más largas y consistentes. Luego de este proceso comienza a tejer, pero las agujas convencionales eran muy pequeñas por lo que tuvo que hacer sus propias agujas de madera.

Democrat and Chronicle

Cuando las carteras no le parecieron suficientes, continuó con algo más grande, una hermosa falda para luego seguir en la búsqueda de bolsas (era lo más difícil) para continuar hasta tener el conjunto completo.

Democrat and Chronicle

Luego de haber terminado su creación y sobre todo lucirla, la familia de Rosa ha decidido compartir su talento en redes sociales y las reacciones han sido realmente positivas, pues además de verse bien, es una increíble contribución al medio ambiente y un gran ejemplo de reciclaje.

Democrat and Chronicle

El vestido lo utilizó durante una boda familiar y atrajo la mirada de todos los asistentes. Cabe resaltar que el vestido fue hecho en base a la gran experiencia de Rosa, pues su hija, Fran Betalli aseguró que no utilizó ningún patrón y que toda la medida fue a “ojo”.

Puede interesarte