Por Leonardo Granadillo
10 junio, 2019

La agasajada y sus amigas del hogar de retiro demostraron que aún están en las pistas. Porque nunca es demasiado tarde para dejarse consentir ☺

Dicen que la edad solamente es un número y que somos nosotros quienes decidimos de cuantos años nos sentimos, al menos así piensan las señoras mayores del hogar de cuidado Milton Lodge Retirement Home.

Joan Corp, una abuelita que cumplía sus 89 y que vive en el ancianato ubicado en Reino Unido decidió festejar su cumpleaños de una forma distinta. Ella lo tenía todo claro, según Daily Mail cada vez que le preguntaban que querría de regalo ella contestaba: «un hombre».

SWNS

Y como sus deseos son órdenes, la coordinadora de la casa de retiro Claire Martin botó la casa por la ventana con una sensual celebración que contó con dos strippers que hicieron de meseros para atender a Joan y sus amigas.

«Todas la apoyaban y no nos sorprendió. Echamos un vistazo en línea y encontramos una compañía llamada Hunks en Trunks. Cuando aparecieron, tuvimos que decirles lo que queríamos que hicieran. Tenían una comida de tres platos con una cena de asado. Las hijas y nietas de las damas vinieron. Les pedimos que hicieran un coqueteo inofensivo, no importa la edad que tengas, ¿por qué no?»

Claire Martin al Daily Mail

SWNS

Los jóvenes sirvieron a las 23 invitadas y hasta los parientes de las señoras mayores que decidieron acercarse, ellos solamente cargaban su corbatín, y un delantal muy corto que dejaba muy poco para la imaginación.

La idea de la coordinadora desató sana envidia ya que Doll Jenkins (de 99 años) la más longeva de las abuelitas pidió que para sus 100 años los volvieran a llamar.

SWNS

Puede interesarte