Por Antonio Rosselot
15 abril, 2020

Hasta que decretaron el aislamiento en Massachussetts (EE.UU), Nick Avtges fue todos los días a visitar a su esposa Marion a la casa de reposo donde vive. Pero ahora que no puede tocarla ni abrazarla, dio con una ingeniosa manera para asegurarse de que su amada estaba en buenas manos.

Si bien la cuarentena y el confinamiento nos tienen prácticamente imposibilitados de salir de casa, hay gente que es capaz de superar hasta los obstáculos más difíciles por amor. Si no lo creen, mejor pregúntenle a Nick Avtges, un abuelo de 88 años oriundo de Watertown (Massachussetts, EE.UU) que literalmente tuvo que subir al cielo para ver a su esposa, la que vive en una casa de reposo.

Debido a las circunstancias, el personal de la casa de reposo Maristhill Nursing & Rehabilitation le prohibió a Nick visitar a su esposa Marion para reducir al mínimo la posibilidad de contagio de COVID-19 en el recinto. De acuerdo a las fuentes, la mujer de 85 años lleva una temporada en el lugar y Nick la visitó todos los días hasta que se estableció la cuarentena.

FB: Sydney Avtges

Nick estaba frustrado por no poder entrar, así que su hijo Chris usó su ingenio para dar con una alocada idea: hacer que su padre suba hasta la ventana desde el jardín en un ascensor de construcción, para que por lo menos viera a su esposa con sus propios ojos y se asegurara de que estaba bien. Luego de preguntar por Facebook a sus contactos, consiguió un ascensor y siguió con el plan.

«Me acerqué a hablar con el personal de la casa de reposo y me aseguré de que ellos estuviesen de acuerdo, así que ahí empezó a rodar la bola. El miércoles en la tarde, a las 14:00, mi papá ya estaba flotando en el aire».

Chris Avtges al Boston Globe

Nick en tanto, decía que sólo se conformaba con hablar un rato con ella y tocarla brevemente, todo esto mientras colgaba afuera del tercer piso de la casa. Y podríamos decir que lo logró.

«Nos tocamos las manos a través de la ventana. Las yemas de nuestros dedos se tocaron (…) Hemos estado casados por 61 años, y hoy nos amamos tanto como la primera vez que nos conocimos».

Nick Avtges a WBTS

FB: Sydney Avtges

El anciano espera que todo esto acabe pronto para poder tomarse unas merecidas vacaciones con Marion lo antes posible: el amor profundo que siente por ella lo llevaría a hacer las locuras más grandes para acompañarla. Nos imaginamos que ya quedó claro…

Puede interesarte