Por Lucas Rodríguez
7 junio, 2019

La evidencia dice que serían las más felices de todas.

Es un mito tan viejo y aceptado, que incluso Hollywood lo usa en sus comedias y dramas: la mujer que pasa cierta edad sin casarse y tener hijos, es porque le ocurrió algo que causó su soledad, y ese algo, fue culpa de ella. Las películas siempre la muestran viviendo con gatos, los que tienen convertidos en el reemplazo de sus hijos. A veces incluso van más allá y les inventan relaciones platónicas con el cartero o el conserje del edificio. El punto es que las ridiculizan.

Pero este tema, un verdadero taboo, está empezando a desaparecer, más que nada debido a que cada vez más estudios han empezando a señalar lo falso que es.

Geoff Kemp

El profesor de estudios del comportamiento de la London School of Economics, Paul Dolan, ha estudiado los parámetros e indicadores de felicidad de las mujeres, dividiéndolas en dos grupos: las casadas con hijos y las solteras. Sus resultados están dando que hablar por todos lados, además de generando la molestia de quienes no quieren aceptar la realidad.

The Weinstein Company

La base del asunto estaría en las redes y conexiones sociales (las de verdad, no las que hiciste anoche con un marinero albano por Twitter). Cuando están solteras, las mujeres tienden a verse y formar relaciones con personas que ellas eligieron. Pero cuando están casadas y con hijos, la mayor parte de sus relaciones son con personas por cercanía o familia, con las que muchas veces puede que no se entiendan mucho. Formar una buena red de amigos es la clave a la que han llegado todos los grandes estudios sobre la felicidad.

The Weinstein Company

La especialista incluso fue más allá al señalar que las mujeres solteras incluso tendrían mejor salud: sus estudios arrojaron que las mujeres casadas tendían a morir varios años antes que las solteras. Esto a su vez, va de la mano con la razón de porqué los hombres son más felices casados que solteros: tienen alguien que los calma y ayuda a controlar. Ella cree que sería este intercambio el que terminaría por desgastar a las mujeres.

The Weinstein Company

Ahora que tenemos la evidencia en la mano, es hora de acabar con el desgraciado estereotipo de las solteronas.

 

Puede interesarte