Por Felipe Hernández
1 septiembre, 2017

La belleza duele, está comprobado.

Cachet es una chica de 17 años que vive en Maryland, Estados Unidos, y que como cualquier otra persona normal pensó que probar una mascarilla por primera vez era una excelente idea, obviamente imaginando que sería una experiencia maravillosa, como ir a un spa, relajarse y sentirse fabulosa para después tener una piel radiante. Pero nop, estaba muy equivocada.

El mejor ejemplo de por qué nadie debería intentar pasarlo bien mientras se quita una mascarilla, es este video:

Cachet publicó el video de su reacción en Twitter, donde hasta ahora sigue acumulando miles de retweets y favoritos.

@Cachet___
@Cachet___

“Mi ojo se está llenando de lágrimas… Pero mi piel está suave”, dice la joven que resignada al dolor aún tiene que quitarse la otra mitad de la máscara.

2
@Cachet___

Y por alguna extraña razón, las personas quieren sufrir lo mismo que ella.

@DKuzLA
@DKuzLA

A lo que ella amablemente ha respondido.

@Cachet___
@Cachet___

Entonces, cuando quieras darle a tu cara un tratamiento que consiste en sentir que te la estás arrancando por completo…

HK supply
HK supply

Puedes conseguir la amigable máscara de Cachet aquí.

Y si te preguntas cuál es el mensaje detrás de todo esto:

@tenasia1292
@tenasia1292

Así que mi propuesta es que nos rindamos, renunciemos a la idea de belleza y amemos nuestra fealdad (es menos doloroso y más fácil).

Puede interesarte