Por Luis Aranguren
30 diciembre, 2021

Aprendió la lección de obedecer. No podía abrir sus ojos por la hinchazón en Navidad y ahora teme que sus cejas no vuelvan a crecer.

Es normal que durante la Navidad todos queramos vernos bien, lucir espectacular y sorprender a la familia durante las reuniones de Nochebuena. La cuestión es que debemos tener en cuenta que los productos que usemos, sean médicamente seguros y no nos hagan daño, sobre todo cuando somos adolescentes y dependemos de nuestros padres.

Una lección que aprendió a la fuerza la hija de Rhia Vikki West, Cheyanne, cuando tuvo que ser hospitalizada por una seria hinchazón en su rostro en Nochebuena.

Jam Press

Resulta que un día antes, la joven había recibido cejas y pestañas con henna y esto le produjo una reacción alérgica grave, sus ojos le lloraban y se estaba infectada. Pese a que le aplicaron analgésicos y otros remedios, su condición empeoró durante la noche, pues la alergia se hizo más grave.

La garganta de la adolescente comenzó a hincharse y sus ojos se cerraron por completo, no podía ver nada, apenas la llevaron a urgencias se enteró que tenía suerte de estar viva.

Jam Press

“Me desperté y toda mi cara estaba hinchada y no podía ver nada, estaba tan asustado y molesto. Los médicos me dijeron que podría haber perdido la vista y que podría haber muerto. Ha sido una experiencia horrible, gritaba de dolor”.

–Cheyanne sobre su experiencia al Daily Mail

Por suerte, lo peor ya pasó, pero ahora ha desarrollado ampollas dolorosas que le siguen apareciendo y el cabello de sus cejas ha comenzado a caerse. Su temor actual es que nunca le vuelvan a crecer, extraña haber tenido sus cejas naturales y bueno, aprendió a hacer caso a su mamá.

Jam Press

Este problema claramente arruinó los planes navideños de la familia, generando angustia y preocupación, casi perdía a su hija por unas cejas y eso es algo muy serio. Por ahora, se sabe que la joven de 14 años no podrá maquillarse por mucho tiempo, tampoco tatuajes, deberá cuidar toda la piel de su cuerpo al máximo.

Jam Press

Rhia Vikki West, la madre de Cheyanne, quiere advertir a los padres sobre el peligro de estos tratamientos, por lo que les pide que le recuerden a sus hijos que ya son hermosos, que no necesitan nada extra.

Puede interesarte