Qué mejor que volver a ser niños el día más importante de nuestra vida.

Siempre nos agrada la innovación, cuando se rompe la monotonía y hay alguien que se atreve a proponer algo distinto. Las bodas suelen ser ceremonias muy típicas, formales, donde normalmente en teoría no se deben quebrar los protocolos.

Pero siempre hay quien es más rupturista, quienes buscan hacer de la celebración un día único e inolvidable, sin importar mucho que dirán los demás, al final es tu boda y tiene que ser como a ti te guste.

Pues sí eres de los que no les gusta mucho las bodas llegó la solución, un castillo inflable blanco que puede ser decorado, y la mejor parte no es para que los niños se entregan, sino también es para que los adultos disfruten.

Tal como lo lees, son realmente grandes miden unos 5 metros de alto por 6 de ancho, así que debes considerar tener un buen espacio para situarlo. Varias marcas como  A Wedding Wonderland1 Entertainment, y Mr Bouncy Castle ya han entrado al mercado en Reino Unido pero se espera pueda expanderse por todo el mundo.

El precio promedio no supera los $400 dólares americanos lo cual puede parecer un poco costoso, pero a mi parecer está bastante adecuado para las emociones que pueden capturarse arriba de este artefacto.

Por ahora se sabe de su popularidad en el viejo continente pero seguramente más temprano que tarde también se hará común en latinoamérica.

Siempre hay quienes buscan alternativas distintas para que su boda sea un evento por todo lo alto, me parece una gran idea permitirnos montarnos en inflables los cuales ya no suelen dejarnos supuestamente por ser muy grandes.

Puede interesarte