Por Catalina Maldonado
1 septiembre, 2020

El proyecto ‘Tree Change Dolls’ consiste en dejar el maquillaje y quitar los rasgos exagerados de las muñecas, y así no promover prototipos irreales a los niños.

Cuando nos acordamos de clásicas muñecas de los 90 y principios de los 2000 no podemos evitar pensar en una moda un tanto extravagante, pero sobre todo lo que llamaba la atención era la forma en que eran presentadas: mucho maquillaje y facciones realmente exageradas. 

Un ejemplo de ella las conocida Bratz, esas muñecas un tanto cabezonas pero que realmente imponían un estilo de belleza determinado cuando éramos pequeños. Pero al parecer para el proyecto Tree Change Dolls es momento de derribar esos cánones de belleza. 

Instagram @treechangedolls

Detrás de Tree Change Dolls está Sonia Singh y su hermana. Ellas son dos mujeres australianas que crecieron en Tasmania y desde pequeñas siempre jugaron con muñecas de segunda mano y juguetes hechos en casa. Al estar rodeadas de naturaleza, la misma “poca naturalidad” de presentar los juguetes les llamó la atención. 

De esta forma nace el proyecto que consiste en “restaurar” viejas muñecas, pero limpiado su maquillaje y eliminando los rasgos exagerados. Eso lo hacen a partir de un removedor de esmalte y luego se les vuelve a pintar el rostro más natural. Ni te darás cuenta que se trata de la misma muñeca. 

Instagram @treechangedolls

Además, la mamá de Sonia confecciona ropa más cómoda para las muñecas, y juntas les arreglan el cabello y tal vez alguna parte del cuerpo que haya sido dañada por el paso del tiempo. De esta forma les hacen un cambio total, de 180º a estas “pequeñas mujercitas” que antes existían.

Instagram @treechangedolls

¿Pero cuáles son las razones que las motivan a crear el proyecto? En primer lugar, una mirada más ecológica ya que le dan un nuevo uso a muñecas que ya habían sido desechadas. Por otro lado, la idea es crear muñecas que sean más similares a las niñas que juegan con ellas, y que de ellas se transmita un mensaje de aceptación, jugar en la naturaleza y que sean diversas.

La transformación de estas muñecas nos lleva a pensar que realmente las versiones anteriores tienen una gran desviación con la realidad y fuimos muchas quienes adorábamos a estos juguetes que no se asemejaban nada a nosotras.

Instagram @treechangedolls

¡Esto se llama volver a la naturalidad!

Puede interesarte