Por Luis Aranguren
7 mayo, 2019

Aunque no sabemos de qué manera podía ir al baño o si el gigantesco vestido tenía un inodoro incluido, nos queda claro que está en la lucha por el premio de “mejor atuendo de la noche”.💅

Es la segunda vez que Cardi B participa en la Met Gala y por supuesto no quería dejar pasar la oportunidad de llamar la atención y lucir súper fabulosa. Fue así como se dirigió al evento con un vestido del diseñador Kollin Carter que iba acompañado de una divertida capucha de plumas.

Getty Images

No hay que ser muy observador para notar que fue un vestido difícil de llevar, pues la cola claramente tenía algún relleno que lo hacía pesado, por lo que necesitó la ayuda de 7 hombres y la habilidad de su cuerpo para poder mantenerse a flote.

Getty Images

Su vestido, a diferencia de los premios Billboard no fue para nada revelador, por el contrario, casi podíamos pensar que tenía un Burka, y el color rojo mezclado con piezas rubí entre las que resaltaba el detalle de los pezones, se ajustaba a la temática de la noche “Camp: Notes on Fashion” que evocaba la extravagancia de la cultura pop por lo que hizo movimientos fuertes y agraciados con las grandes capas de su vestido.

Getty Images

En una historia de Instagram, Cardi B expresó lo feliz que se encontraba de quitarse ese vestido y es comprensible, al menos yo no le desearía cargar tanto peso con tacones a nadie. Es casi un crimen pero para ser bellas hay que ver estrellas y ella lo aprueba.

Instagram/ Cardi B

Su gusto por la moda quedó muy claro el año pasado, cuando participó en la misma alfombra roja aprovechando su hermosa barriguita de embarazada con un look de Jeremy Scott.

Getty Images

Los diseñadores tienen el reto de sorprender siempre al público, pero esto cada vez se hace más difícil pues el mundo de las pasarelas se hace cada vez más exigente, por lo que en ocasiones la extravagancia no es suficiente. Es necesario buscar un toque original que los diferencie del resto.

Puede interesarte