Por Antonio Rosselot
19 julio, 2021

El producto en cuestión se llama “Mummy’s Little Helper” —”El pequeño ayudante de mami”, en español—, nombre que desató las críticas de varias madres en Facebook: “Es 2021, no es trabajo de las ‘mamis’ limpiar el piso”, comentó una de ellas.

La cultura de la cancelación se hace presente nuevamente en el mundo viral, luego de que un juguete patentado en Australia fuese acusado de no ser inclusivo ni estar en línea con los códigos sociales de esta época.

Mommy’s Tiny Helper —”El Ayudante Pequeño de Mami”, en español— fue inventado por los hermanos australianos Dennis Mitrevski y Samantha Minniti, y consiste en un pequeño carrito de juguete que tiene incorporado un recolector de polvo en su parte inferior.

Mummy’s Little Helper

La idea es que ese recolector vaya agarrando la suciedad del piso y la “barra” a medida que el bebé se mueva por la casa. Es decir, juegan mientras ayudan a hacer el aseo.

El producto tuvo un muy buen lanzamiento en EE.UU en 2019, llegando a la New York Toy Fair —uno de los eventos de juguetes más destacados del país—. Sin embargo, la reacción estuvo lejos de ser la misma a la hora de meterse en el mercado de Australia.

Mummy’s Little Helper

Cuando Samantha consultó en varios grupos de madres en Facebook por posibles reajustes para el nombre del carrito, le llovieron críticas porque su nombre estaría orientado solamente a las madres y no a los padres, siendo catalogado como “poco inclusivo” y “machista”.

“Es un no para mí. Estamos en 2021, no es el trabajo de las ‘mamis’ limpiar el piso”, comentó una usuaria. Otra complementó señalando: “Te descuartizarán si lanzas un producto al mercado que se llame ‘El Pequeño Ayudante de Mami'”. Otra reconoció la ternura del nombre, pero aún así lo criticó: “Es un lindo nombre, pero implica que la limpieza es un trabajo de mujeres”.

Mummy’s Little Helper

Para Sam Minniti, madre de una chica de 7 años, la respuesta de las mujeres australianas fue muy sorpresiva y distinta a la que esperaba. Dice que además de que las mujeres siguen haciendo el grueso de las labores hoy en día, cambiar el nombre y la imagen del producto costaría demasiado dinero.

“Dado que hay unas 489 mil mujeres dueñas de casa en Australia comparadas con 80 mil hombres en la misma situación, estoy especialmente sorprendida por la reacción de las mujeres. Soy madre y hay muchas mujeres a las que les encantaría tener un poco de ayuda en casa. No quisimos ofender a nadie”.

—Sam Minniti vía Daily Mail

Mummy’s Little Helper

Y ustedes, lectores y lectoras, ¿qué piensan de esta polémica? ¿Se justifica el reclamo por la poca inclusividad del producto, o es una sobrerreacción?

¡Los leemos!

Puede interesarte