Por Lucas Rodríguez
22 julio, 2020

Todos le dijeron que era un milagro. Pero para ella, el único milagro fue convertirse en la protectora de su querido hijo.

Cuando estamos en nuestras vidas normales y nos enteramos de algo increíble o maravilloso, que ocurrió contra todo pronóstico, o incluso, contra toda lógica, usamos la expresión ¡Es un milagro! Todos entendemos que es una hipérbole: un término exagerado, dicho en entendimiento compartido, para expresar la sorpresa y felicidad que nos inspira ese acontecimiento.

@sammilynnisabel

Si fuéramos estrictos en el uso de esa palabra, solo podríamos referirnos a los verdaderos milagros, acontecimientos que ocurrieron no solo contra todas las probabilidades, sino que contra varias leyes de la naturaleza. Por eso es que la mayoría entiende este concepto desde los episodios de la biblia: caminar sobre el agua, por ejemplo, es algo que nadie puede hacer. De ahí que nos refiramos a algo así como milagroso.

@sammilynnisabel

El otro episodio más conocido de la lista de milagros bíblicos, sin dudas que es la así llamada concepción inmaculada. Esto es que María hubiera quedado embarazada siendo aun una virgen. Hoy la ciencia nos dice que esto es totalmente imposible. Aunque… hay maneras en que se pueden burlar estas reglas. 

@sammilynnisabel

La historia de Samantha, una orgullosa madre que cuenta sus historias por TikTok, es un gran ejemplo. Hoy Samantha tiene dos hijos, uno de 5 años y uno de un par de meses. Pero su mayor llegó a la tierra de una manera bastante inesperada.

Unsplash

Samantha y su novio habían sido muy respetuosos con la timidez y límites de cada uno. Por eso es que nunca habían tenido relaciones íntimas. A pesar de esto, un día Samantha notó que sus días del mes no estaban llegando. Algo extraño, teniendo en cuenta que no había motivos para que esto ocurriera. 

Unsplash

Se hizo varios tests de embarazo y todos salieron positivo. Las señales estaban claras, pero de todas maneras no le terminaba de hacer sentido: ¿cómo es que había ocurrido sin que ocurriera el paso previo?

Unsplash

Consultando con una doctora fue que Samantha recibió las respuestas que buscaba. Resultó que en prácticas sexuales adyacentes a las mismas relaciones, hay una posibilidad muy mínima de que se junten los suficientes elementos para que ocurra una fecundación. Es una probabilidad bajísima, teniendo en cuenta que los mismísimos embarazos ya ocurren con una baja probabilidad. Pero… no es imposible. 

Samantha tuvo que tomarse un tiempo para aceptarlo. Pero luego lo vio como lo que realmente había sido: un milagro. No tanto por la manera en la que ocurrió, sino que en lo que significaba: que ahora sería la orgullosa madre de un niño. 

 

Puede interesarte