Por Camila Cáceres
14 septiembre, 2017

Podría morir si no lo hace.

Creo, de verdad, así desde el fondo de mi oscuro corazón pinturero, que el cuerpo es de cada uno para hacer lo que le plazca mientras no dañe al resto y esto incluye las cirugías estéticas que puedan ofender nuestras delicadas sensibilidades. Sin embargo hay casos donde uno no puede más que preocuparse porque ya es un tema de salud.

Muchos criticaron a Rodrigo Alves, el famoso “Ken humano”, por su peculiar elección de rasgos faciales y físicos, por no mencionar sus más de 60 intervenciones. Ha gastado más de $500,000 dólares para lucir así:

Y lo dicho, cada loco con su cuento, pero el cuerpo es materia orgánica delicada, no Play Doh. ¿Puede ser sano reinventarse físicamente tan constantemente?

Pues no, no realmente.

Boys and girls follow my stunning and lovely friend @officialbonnygombert at her brand now page #model #beauty

A post shared by Rodrigo Alves (@rodrigoalvesuk) on

Alves había hablado con sus seguidores sobre hacerse un bypass gástrico, una operación para bajar de peso rápidamente que usualmente requieren las personas con obesidad mórbida.

Sin embargo a la hora de hacerse los exámenes, los doctores por fin dijeron basta e invocaron su juramento hipocrático para enfrentar a la celebridad con algunas duras realidades, como que de no dejar de intervenir su cuerpo podría acabar con su vida. Le recomendaron mejor perder peso con el método clásico:

Dieta y gimnasio.

Back to spain without a return ticket #yolo

A post shared by Rodrigo Alves (@rodrigoalvesuk) on

El susto parece haber funcionado, pues ahora Alves está dedicado a transformar su cuerpo sin pasar por el quirófano:

“Quiero perder peso de forma natural ahora. Quiero hacerlo como todos.

Le estoy diciendo adiós a la liposucción. No digo que no me vaya a estirar la cara cuando quiera o necesite hacerlo. Sólo estoy cambiando un poco mi estilo de vida, lo que significa tener una buena dieta y, por primera vez en mi vida, enfrentar el gimnasio”.

Rodrigo Alves

No dudo que encontrará como pagar a un buen entrenador, pero la tenacidad para entrenar todos los días requiere real dedicación.

Espero que Alves realmente esté preparado para dar ese paso.

Te puede interesar