Por Leonardo Granadillo
31 agosto, 2020

“No se puede usar esta técnica con ninguna tela delicada como lana, seda o hilo”, indicó la chica que comprobó el experimento. Ideal para prendas de algodón y jeans.

Hay miles de ideas que suenan disparatadas hasta que las aplicamos. Escuchamos en distintas ocasiones a nuestras madres o abuelas darnos algunos tips que presuntamente tienen como objetivo facilitarnos la vida, pero al no ser algo que veamos comúnmente, a veces desconfiamos.

Es aquí donde decidió aparecer Alejandra Castillo, quien en conversación con LUN, reveló su experiencia respecto a poner a prueba un tuit que se encontró en la red: utilizar una esponja de cocina, meterla en la lavadora con la ropa y que esta quite las pelusas.


Al comienzo suena quizá no tan lógico, pero en la práctica, Alejandra descubrió que la técnica es ideal para prendas de algodón y jeans. Eso sí, la esponja debe ser solamente utilizada con estos fines y obviamente no ligarse con algún tipo de detergente de cocina o restos de alimentos.

“A la pasada vi una publicación que recomendaba usar la esponja en la lavadora para que los pelos se adhieran a la esponja. Lo empecé a usar y es impresionante cómo funciona, me resultó y mucho”, comentó la joven a LUN.

Twitter: @cesarleivarubio

Ella lo utilizó básicamente para limpiar sus camisetas y pantalones de los pelos de gatos, ya que es una amante de estas mascotas. Lo que no esperaba es que esto se convirtiera en algo viral con cientos de personas compartiendo sus experiencias, y en la mayoría, la eficacia.

“Tuve más de 500 respuestas de gente diciendo que le resultaba y a otros que no, y yo les respondí que todo depende de la cantidad de ropa y de pelos. Yo tengo una lavadora de ocho kilos y la primera vez que lo hice puse poca ropa y la esponja salió llena de pelos. Yo prefiero usar la lavadora hasta el tope por un tema ecológico y en una sola carga lavar todo, pero si uno pone menos ropa funciona mejor. Por ejemplo, poniendo solo camisetas, el resultado de verdad es maravilloso”

Alejandra Castillo a LUN

Twitter: @PatricioGP07

Describió a detalle su técnica para evitar diferencias en el proceso que alteren los resultados:

“Lo que yo hago es poner la esponja, el detergente, la ropa y listo, se queda todo el lavado. Incluso uno puede cortar la parte verde y echar esa solamente para que agarre mejor porque el lado amarillo de esponja agarra pelos, pero no tantos”

Alejandra Castillo a LUN

Prensa Libre: Servicios

Eso sí, a través de la experiencia de otros usuarios de twitter que se atrevieron a interactuar con ella, entendió que el proceso no debe ser aplicado a sedas, lanas, hilo filo, ya que las piezas pueden resultar afectadas.

“El tejido de las fibras de plástico permite que se generen microescamas y es ahí donde los pelos de las mascotas, incluyendo cualquier fibra delgada o pelusa se quedan enganchados”, explicó Carlos Mariño, ingeniero de la materiales y procesos termomecánicos.

Es cuestión de hacer la prueba. Obviamente, con una esponja nueva y sin ropa delicada.

Puede interesarte