Por Ignacio Mardones
23 noviembre, 2018

Te introduces en el saco y luego tiras de los cierres para fundirte completamente con el cuerpo del animal.

¿Qué mejor para dormir al aire libre que un saco de dormir con forma de oso? Además de lo cómodo y cálido que debe ser pasar la noche ahí dentro, la apariencia de animal le hace juego al entorno. Esta fantástica idea se le ocurrió a la artista japonés Eiko Ishizawa. Ella se inspiró en Bruno, un oso problemático que vivía en los Alpes italianos, y que finalmente fue asesinado por oficiales que temían por la seguridad de la gente del lugar. El traje/cama cuesta 2.350 dólares, no es poco, pero seguro muchas personas estarán encantadas de conseguir algo así:

bear-sleeping-bag-eiko-ishizawa-1
Eiko Ishizawa

Te introduces en el saco y luego tiras de los cierres para fundirte completamente con el cuerpo del animal.

bear-sleeping-bag-eiko-ishizawa-5
Eiko Ishizawa

Puedes dejar la boca abierta del oso y así estar con más ventilación…

bear-sleeping-bag-eiko-ishizawa-7
Eiko Ishizawa

También puedes utilizarlo como disfraz para Halloween o para asustar a tus amigos en alguna pijamada.

bear-sleeping-bag-eiko-ishizawa-11
Eiko Ishizawa

¡Mira qué bien se ve acostado sobre una cama!

bear-sleeping-bag-eiko-ishizawa-12
Eiko Ishizawa

¿Te gustaría comprar uno?

Puede interesarte