Por Ronit Rosenberg
4 mayo, 2018

A.L.E.A: No tiene efecto rebote y tampoco te producirá ansiedad a medianoche.

Una dieta que haga perder peso rápido y que no sea tan sacrificada es como el elixir de la vida. Hay muchas allí fuera en el mercado que prometen funcionar milagrosamente. Sin embargo, cualquier método que ofrezca deshacerse de kilos extras y que esté en la misma frase que la palabra “milagro”, es muy sospechoso. Para estar en forma no sirven las dietas pasajeras, ni menos aquellas radicales como la de la piña y el atún o la de los jugos prensados en fríos.

Instagram foodsinmykitchen

Lo primero que tienes que saber es que si una dieta está basada en la represión de algún macro-nutriente (proteína, carbohidratos y grasas) está destinada al fracaso. Tampoco las que abusan de alguno de éstos tienen buen pronóstico.

Instagram foodsinmykitchen

Probablemente bajes bastante de peso el primer mes tomando sólo jugos pero -además que seguro se hará insoportable al cabo de la primera semana- te estarás deshaciendo de líquido mayoritariamente. Por eso, corres el riesgo del efecto rebote: ganar nuevamente en solo un mes todo lo que perdiste. Y el mayor riesgo de todos, es que termines dañando a tu organismo por privarle de elementos esenciales para su funcionamiento.

Instagram _healthyfoodd

Para corregir todo eso y desmentir lo favorable del famoso concepto de “hacer dieta”, surgió un método en Salamanca, España, conocido como A.L.E.A, que responde a la sigla de “Alimentación ligera equilibrada y adaptada a ti”.

Instagram healthygrocerygirl

Con tan solo el nombre, ya se distingue notoriamente de las tradicionales. Uno de los errores más comunes a la hora de querer bajar de peso es pretender que una dieta que le funcionó a una amiga haga el mismo efecto en nosotros.

Eso es fisiológicamente imposible porque cada organismo es susceptible y sensible a diferentes cosas. Hay metabolismos mucho más rápidos que otros, por ende, jamás el resultado será igual. Lo que busca el método A.L.E.A es mantenerse en forma comiendo saludable de acuerdo a las porciones que cada uno requiere y adherirse como un hábito para toda la vida. Nada pasajero pero sin eliminar alimentos.

Conoce las 5 claves:

1. Come de todo en el momento adecuado

Instagram _stephanie_natalie

No te prives más de comer pastas ni dulces, sólo debes aprender cuándo. Si deseas comer unos spaghetti al pomodoro no hay problema, pero debes escoger un momento del día en que el cuerpo lo procesará mejor. Un buen momento es en el almuerzo y no en la cena. Todo el éxito reside en el equilibrio. Claramente todos los días no podrás consumir pastas, pero una vez cada dos semanas no hay problema.


2. Regula porciones

Instagram healthygrocerygirl

Es muy diferente comer un pedazo de torta que comerse la torta casi completa. Date gustos, pero adecua las porciones que necesitas. Si logras el balance, no tendrás que privarte de nada.


3. Mantiene tu vida social

Instagram mswaardelooblokzjeil

Ya no más rechazar invitaciones a comer por culpa de la odiosa dieta. ¿Tenías miedo a la tentación o de que no hubiese nada que pudieras comer? ¡Basta! Ve a lugares con tus amigos y pásalo bien. Esto no se trata de una dieta, es un estilo de vida y una vez que asimiles eso, ya se te hará un hábito fácil.


4. No cuentes calorías, mide nutrientes

Instagram healthygrocerygirl

No es lo mismo comer 1.500 calorías de un plato de pollo con arroz y legumbres que comer 450 calorías en un paquete de galletas. Las calorías no dicen absolutamente nada. Esocge alimentos por su nutrición, no por su índice calórico.


5. Lenta, pero segura

Instagram fitnesscarli

Con este método no puedes esperar bajar 10 kilos en un mes. Es completamente imposible. Pero si lo sigues al pie de la letra, verás cambios fabulosos y perdurables en el tiempo, sin frustraciones por el efecto rebote.

¿Te animas?

Puede interesarte