Por Carla Cappello
7 noviembre, 2017

Hacen una gran diferencia…

Es cierto que este mal debería abandonarnos luego de la adolescencia, pero según los expertos, cada vez son más los casos de acné adulto. Ya sea esporádico o frecuente, a causa del estrés o simplemente problemas hormonales.

En ciertos casos, cuando el acné es demasiado invasivo, necesitamos consultar al dermatólogo. Pero podemos comenzar por tener en cuenta estos detalles que pueden estar generando tus brotes:

Usar mal el bloqueador solar

Si bien debemos usar bloqueador siempre, tienes que tener en cuenta que debes usar el correcto para tu piel. Ahora existen opciones de bloqueadores para pieles grasas, que no tapan los poros y ayudan a mantener la cara protegida.

Tocarlos demasiado

Esto puede empeorar la irritación y la inflamación. Además puede generar cicatrices, asi que deja tu rostro tranquilo.

No limpiar tu celular

Hacemos todo con el teléfono pegado a la mano y toda la suciedad y bacterias quedan impregnados en él. Cada vez que atendemos el celular, TODO ESO, queda pegado en nuestra piel generando imperfecciones.

No hidratar la piel

Tener piel grasa no significa que no debas hidratarla. Por el contrario, mientras más la limpies y menos humectes, más grasa generará ésta.

Utilizar el humectante incorrecto

Asegúrate de elegir la versión “Oil free” o libre de aceites si es que tienes piel grasa. Si tienes piel mixta puedes llegar a elegir otro tipo de crema más pesada.

¡Libérate de las imperfecciones!

Te puede interesar