Por Carla Cappello
6 noviembre, 2017

Esas historias extrañas que pasan por tu cabeza…

Sí, un poco de celos… es normal. Pero cuando se vuelven insoportables y no te dejan vivir tranquila, puedes llegar a arruinar una relación.

Los celos causan desconfianza, sufrimiento y generan situaciones enfermizas. Antes de que sea muy tarde, pon en práctica estos consejos:

No pienses de más

La imaginación tiende a volar… Y en esos minutos creas situaciones y personajes que ni siquiera existen. Además, no olvides que un pensamiento negativo atrae más pensamientos negativos. A no ser que tengas una prueba factible, no desperdicies tu tiempo imaginando situaciones no verídicas.

Nunca revises su teléfono

Hoy en día las redes sociales se suman a esta lista. A veces por curiosas podemos encontrarnos con algo que no nos esperábamos o con cosas que quizás no tienen sentido, pero que las transformamos en una historia en nuestra mente. Respeta la privacidad de cada uno.

No seas prohibitiva

Si exiges y prohibes, comenzarás a verte como su madre… y no hay nada menos sexy y atractivo que eso. Somos seres libres y mientras más libre se sienta contigo, más se acercará.

Piensa antes de hablar

Un día de furia para tus celos puede ser el quiebre de todo amor entre la pareja. Son tan poderosos que probablemente digas cosas estúpidas sin ni siquiera pensar. No lo hagas, sé racional… al menos un poco.

¡Viva el amor!