Por Leonardo Granadillo
29 julio, 2020

Reduce el uso de botellas plásticas y la diferencia la marca su diseño, el cual, nos evita la tarea de llevarla en la mano o de necesitar un bolso grande.

El mundo tiene años haciendo las cosas mal, y aunque parece bastante tarde, poco a poco hemos empezado a abrir los ojos y a preocuparnos más por nuestro entorno. Ejemplo de ello es el trabajo que está llevando a cabo la empresa búlgara DiFold, la cual ha diseñado una asombrosa botella reutilizable que está inspirada en el antiguo arte japonés del origami.

La innovadora botella tiene la capacidad de almacenar unos 750 ml de cualquier líquido sin problemas. La mejor parte es que cuando está vacía, puede doblarse y guardarse sin dificultad en tu cartera, bolsillo o donde prefieras. Una reducción de tamaño que te evitará la necesidad de cargarla en la mano todo el día u ocupar un bolso de medidas grandes.

DiFold

Pero donde se lleva más halagos es en el ámbito sostenible, gracias a que acercando una de estas a bebederos o filtros, evitarás comprar botellas plásticas de agua en la calle, lo cual si se populariza, puede reducir el uso de plástico y el daño que esto implica para el planeta, ya que algunos demoran hasta más de 100 años en degradarse.

DiFold

Tiene un tamaño de 20 cm que rápidamente se pueden convertir en 5 cm, gracias a dos zonas puntuales de plegado que al presionarlas, disminuyen la longitud de la figura. Ha sido tan exitosa que sus ventas superan los 142.000 dólares americanos. Para comprar una, debes tomar en cuenta que valen $32 y que sus envíos podrán realizarse a cada rincón del planeta a partir del 2021.

Detalles que parecen insignificantes, pero el hecho de no olvidarnos de la bolsa de tela al ir de compras, o de la botella de agua, evita que el medioambiente sufra las consecuencias. Un granito de arena que aportamos y que si logramos que crezca, la huella negativa que lleva tiempo dejando el ser humano en el ambiente se reduciría considerablemente.

Puede interesarte