Por Antonio Rosselot
6 agosto, 2019

La pequeña se frustraba porque demoraba mucho en abrigarse debido a su parálisis cerebral, lo que le hacía perderse la oportunidad de jugar con sus amigos. Afortunadamente tiene una madre de oro, que le dio una brillante solución.

Un padre o madre siempre buscará lo mejor para sus hijos, sea como sea. Bajo esta premisa, Jennifer Harrison dio con una excelente solución para el problema que tenía Zoe, su hija, en la escuela.

Zoe, de 9 años, tiene parálisis cerebral y debe moverse en silla de ruedas para hacer su vida normal. Pero uno de sus grandes problemas en su corta edad ocurría durante los inviernos en la escuela, ya que no podía acompañar a sus amigos afuera a la hora del recreo. ¿La razón? Demoraba mucho en abrigarse, y para cuando estaba lista y ordenada, el recreo ya había terminado.

FB: Jennifer Harrison

La pequeña estaba triste, ya que llevaba mucho tiempo en la misma dinámica. Abrigarse le tomaba un gran esfuerzo y tiempo, y estaba frustrada por no poder compartir con sus compañeros fuera de la sala de clases.

«Ella es honesta, no tiene filtro. Venía a casa y me decía: ‘Mi manta se cayó en el recreo y quedó atrapada en mi rueda, y para cuando terminé de prepararme, salí y sonó el timbre'».

Jennifer Harrison, mamá de Zoey

Jennifer vio la preocupación y la tristeza en la cara de su hija, y tal como lo ha hecho desde que la adoptó al año de nacimiento, decidió darle una solución a su problema. Así fue como inventó «Bodycoats», un abrigo especial que se adapta a la silla de ruedas y cubre el cuerpo de su hija por completo, y con todo el estilo de una pieza de moda.

FB: Jennifer Harrison

Jennifer compartió la iniciativa en sus redes sociales y los comentarios positivos no se hicieron esperar. Los cibernautas estaban impresionados con la creatividad de la mujer y la utilidad de su invento, así que no demoraron en pedir «Bodycoats» para comprar.

FB: Jennifer Harrison

En ese momento John Harrison, marido de Jennifer, se contactó con la Central Michigan University Research Corporation (CMURC), quienes lo ayudaron y asesoraron con el tema de las patentes del producto. Y así fue como un invento casero pasó a ser el negocio principal de la familia: ahora venden los «Bodycoats» bajo la marca X-Ability.

FB: Jennifer Harrison

Actualmente este producto se puede comprar en el sitio web de la empresa, y además se pueden hacer donaciones voluntarias a familias que necesitan de uno de estos abrigos, pero que no pueden pagarlo.

FB: Jennifer Harrison

En todo caso, lo más importante de esto es que Zoey ahora puede jugar con sus amigos en invierno, como la niña de 9 años que es. ¡Bravo por la madre!

Puede interesarte