Por Catalina Maldonado
9 noviembre, 2021

Entre los trabajos que las mujeres “debemos hacer”, la pandemia se ha llevado uno de los más tediosos: la depilación. Muchas mujeres han optado por dejar de hacerlo y vivir al natural.

La pandemia nos ha dejado muchas consecuencias negativas, y es que tras un año completamente encerrados y con miles de víctimas producto del virus, no tenemos nada que celebrarle. Sin embargo, las personas han demostrado que hay cosas positivas en todo esto, por ejemplo, para autoconocerse o liberarse de estigmas del pasado.

En ese sentido, muchas mujeres han optado por dejar viejas prácticas del pasado por los meses que hubieron de encierro. Una de ella es la depilación femenina. 

Pixabay

Con varios meses de cuarentena en el mundo, mujeres de distintas edades y contextos diciendo dejar las depiladoras y las máquinas de afeitar a un lado, para apostar por un aspecto al natural. Un aspecto con vellos en el cuerpo. 

Natasha Collins-Daniel, de 37 años, es una profesora de yoga y relacionadora pública de Reino Unido, que decidió dejar el vello en sus axilas tras el bloqueo. 

“Mi primer recuerdo de la depilación fue cuando tenía 13 años. No tenía mucho vello, pero decidí afeitarme las piernas y los antebrazos, como hacían mis amigos”, cuenta Natasha.

Natasha Collins-Daniel

Si bien asegura que “afeitarse se sintió como un rito de iniciación y de vida adulta”, nunca se sintió muy cómoda con el rito de la depilación. Pensamiento que se intensificó cuando se casó con su esposo.

Él le dio la confianza de dejar de afeitarse, y si bien le costó dejar de hacerlo, finalmente se atrevió gracias a la pandemia y los días de encierro. 

“Ahora, me recorto la línea del bikini y me arreglo las cejas. Pero aparte de eso, dejo el vello de mi cuerpo solo. Me siento liberado y confiado, ¡y listo para cualquier alfombra roja!”, finaliza Natasha.

Natasha Collins-Daniel

Amante de la uniceja

Caoilfhionn Hanton, de 23 años, es estudiante y vive en Waterford, Irlanda. Ella, como muchas chicas, viven depilándose y manteniéndose las cejas, como otras zonas del cuerpo.

A pesar de que nadie le impuso la depilación, su madre era estilista y siempre vio implementos para afeitarse en su casa. Sin embargo, en 2019 fue la primera vez que sintió que no debía hacerlo más. 

Caoilfhionn Hanton

Tras ver una profesora de universidad que lo hacía, en 2020, gracias a la pandemia, decidió darle una oportunidad real.

“Los pelos aparecieron a través del puente de mi nariz y por los lados. Solía ​​pensar que sería una locura dejarlos desconectados, pero en realidad me gustó mucho“, declaró Caoilfhionn.

Caoilfhionn Hanton

Con respecto a los comentarios, ella asegura que no ha recibido nada cruel y solo buenas energías, pues cree que está cada vez más normalizado. 

Como esta dos mujeres, miles han apostado por los vellos en el cuerpo. ¿Lo harías?

Puede interesarte