Por Luis Aranguren
30 marzo, 2021

Quería lucir bella pintando su cabello, pero descubrió que ya lo era y siempre lo ha sido.

Todos en la vida hemos hecho algún tipo de cambio físico para vernos “más bonitos”, sin importar que sea invasivo o no, es un cambio. Y siempre que esto sea para sentirnos mejor, no hay problema, pero la cuestión es cuando lo hacemos para complacer a otros.

Esa era la historia de Harjit Hayre, mejor conocida como Huji, una mujer que hasta febrero de 2020 decidió que se pintaría el cabello con tintes para ocultar sus canas.

Instagram / The Grey Indian

Ella es maquilladora e influencer, y tenía un hermoso cabello plateado pero no se sentía conforme por lo que recurría a la pintura. Por más de 16 años recurrió a esta actividad, si bien le gustaba experimentar con diferentes colores y estilos, sabía que todo era por una razón.

Y es que conforme pasaba el tiempo, las canas luchaban por su espacio y debía pintarlo más veces hasta llegar al punto de tener que aplicarlo cada 2 semanas.

Instagram / The Grey Indian

Ella que tenía dos niños en casa le parecía una actividad molesta, algo que hacía con gusto se volvía en una obligación y quería parar de hacerlo. Por suerte lo decidió, en el momento exacto en el que vio que ni la pintura cubría bien sus canas paró y vio que se veía muy hermosa.

Al principio se preguntó si a su esposo le molestaría, pero una vez llegó la cuarentena a Reino Unido no tuvo más opción que dejarlo así algo que aquel hombre ni notó.

Instagram / The Grey Indian

A él simplemente le gustaba su esposa y verla feliz era todo lo que quería, por eso ella decidió abrir una cuenta en Instagram para mostrar su proceso. Sin querer, muchas personas la comenzaron a seguir, les pareció genial su camino a la autoaceptación y decidieron acompañarla.

Ahora en The Grey Indian tiene alrededor de 3 mil 300 seguidores, a los que no solo muestra su cabello sino también clases de maquillaje.

Instagram / The Grey Indian

Muchos creerán que decidir esto es algo simple, pero para una mujer que tenía en su mente un concepto de belleza no lo es. Tuvo que cambiar antiguos paradigmas de belleza y descubrir que no era el tinte lo que la hacía lucir hermosa, en esencia siempre lo fue y debía compartirlo con el mundo.

Además, en la actualidad goza de más tiempo libre pues antes debía ir al salón de belleza cada cierto tiempo pero ahora puede compartirlo con sus hijos o simplemente no hacer nada.

Puede interesarte