Por Carla Cappello
9 noviembre, 2017

Con o sin carne… esa es la cuestión.

Estos dos tipos de dietas tienen sus pros y sus contras. Si estás pensando en seguir alguna de ellas es mejor que los conozcas:

Dieta Paleo

Esta es una de las dietas más populares de los últimos años, sobre todo en el mundo de los deportistas. Es la dieta de nuestros ancestros hace miles de años, y aparentemente no consumir granos ni alimentos procesados es sumamente beneficioso.

¿En que se basa?

Su concepto es básicamente pensar y comer como un cazador-recolector (como nuestros antepasados). Como resultado de comer mucha proteína, frutas y verduras sin alimentos procesados, obtenemos un régimen que nos ayuda a bajar de peso y a mantenernos saludables.

Su contra

Su mayor problema es que la gente que la sigue tiende a comer demasiada carne o tocino y mantequilla... Obviamente entra en el concepto pero no es saludable. Por eso es importante consultar a un nutricionista que nos ayude a armar el plan alimenticio de forma balanceada e incluyendo todos los alimentos.

Dieta Vegana

Según aseguran los especialistas, una dieta vegana es muy beneficiosa por aumentar nuestros niveles de energía, alcalinizar nuestro cuerpo (liberarlo de ácidos que impiden su normal funcionamiento) y prevenir ciertos tipos de enfermedades como el cáncer.

¿En que se basa?

Básicamente se basa en no consumir ningún alimento de origen animal, a diferencia de los vegetarianos que consumen por ejemplo huevos, leche y carnes blancas (en ciertos casos). Todo debe ser orgánico (granos, frutas, verduras, semillas, etc). Y en su forma más estricta esto no sólo se trata de una dieta, sino en una forma de vida en la que ningún producto que utilicemos haya sido probado en animales, ya sea el champú o un labial.

Su contra

Llevar una dieta 100% vegana requiere cierta disciplina, por ejemplo, sí o sí ingerir vitaminas que no estamos consumiendo, como vitamina B12, la más común en este tipo de dietas. De lo contrario podrías tener deficiencias nutricionales con secuelas a la larga.

Ambas parecen ser muy sanas pero controversiales al mismo tiempo… ¿Tú, cuál elegirías?