Por Camilo Morales
12 febrero, 2021

Tras la unión, la pareja se fue a vivir juntos a otro complejo para adultos mayores, construyendo así un nuevo e inesperado futuro entre los dos, sin importar sus edades. Además, disfrutaron de una luna de miel en Tenerife, España.

Hay historias de amor que comienzan en los lugares y momentos de la vida más inesperados. Eso le ocurrió a Sharon y Peter, quienes se conocieron en su casa de retiro, nada más y nada menos que en la lavandería, mientras esperaban por unas prendas y terminaron enamorados y casados.

Según informa Metro UK, Sharon, de 74 años, tuvo un esposo llamado Ronnie, quien falleció a los 80 años. Tras esa pérdida y haber disfrutado juntos durante 50 años, la mujer conoció a Peter, de 77 años, con quien conversó en la lavandería de su hogar de retiro en Devon, Inglaterra, y con quien hicieron buenas migas.

PA Real Life

Peter por su parte también era viudo, ya que perdió a su esposa de 83 años. Sin embargo, sentía que debía continuar con su vida. Así, conoció a Sharon, con quien al comienzo solo tenían una relación de amistad. “Teníamos mucho en común. Pensé que era un hombre muy agradable“, contó ella.

Pasaron los meses y esa relación evolucionó a algo más. Hasta que en diciembre de 2019 los dos se casaron en un pequeño e íntimo evento junto a su familia, que en total sumaban 45 personas.

PA Real Life

Sharon dijo que tras tener un matrimonio maravilloso con su fallecido exesposo “nunca pensé que encontraría a alguien más“. Además, explicó que sus hijos la apoyaron en su decisión. “Después de perder a Ronnie, mi hijo fue maravilloso y se aseguró de que no tuviera tiempo para sentirme sola, pero quería mi propia vida y no ser la abuela que solo cuidaba niños“, contó.

PA Real Life

Sobre la ceremonia, según contó Sharon, “fue tan especial“. También dijo que “una de las mujeres que vive allí me dijo: ‘Estoy acostumbrada a ir a funerales, no he ido a una boda en mucho tiempo'” (…) Simplemente festejamos una y otra vez. Bailamos conga y todo. El animador tuvo que pedirnos que nos fuéramos a la cama“.

Tras la unión, la pareja se fue a vivir juntos a otro complejo para adultos mayores, construyendo así un nuevo e inesperado futuro entre los dos, sin importar sus edades. Además, disfrutaron de una luna de miel en Tenerife, España. “Fue maravilloso“, cerró la mujer.

Puede interesarte