Por Lucas Rodríguez
2 enero, 2019

Un gran paso adelante en la igualdad de género.

Teniendo en cuenta los desagradables efectos secundarios que las pastillas anticonceptivas producen en muchas mujeres, es de esperarse que los hombres pongan también de su parte a la hora de evitar embarazos no deseados. Pero los métodos disponibles actualmente no podrían considerarse prácticos, con la vasectomía, (una operación invasiva y aunque reversible, bastante dolorosa) siendo el más común

De ahí que la ciencia y la farmaceútica vea con ojos interesados el tema de la anticoncepción masculina. El último prototipo que estaría comenzando su periodo de pruebas es un gel anticonceptivo de fácil aplicación, según fue anunciado en el sitio de National Institutes of Health

Pixabay

Se trata de una crema que se aplica directamente a la piel. Está compuesta por una combinación de componentes que afectan la testosterona en el área testicular, inhibiendo la producción de espermatozoides hasta detenerla por completo. 

Este método aparece en un momento en que la discusión sobre los métodos anticonceptivos en el hombre es más común que nunca antes. La diferencia es que los otros métodos que han dando buenos resultados involucran procedimientos mucho menos atractivos, incluyendo una inyección que bloquearía los canales por los que se transportan los espermatozoides

Pixabay

El gel anticonceptivo masculino entrará muy pronto en su fase de pruebas. Para el estudio se usarán a 420 parejas, las que serán seguidas y analizadas por 23 semanas. La mitad de este tiempo será dedicado a la aplicación del gel, analizando tanto su efectividad como la aparición de efectos secundarios desconocidos, mientras que la otra mitad será ocupada en observar los efectos de quitar el uso regular del gel. 

En el caso de que los tests sean un éxito, el gel anticonceptivo será un gran paso adelante para la igualdad de derechos entre hombres y mujeres, en cuanto dividirá entre ambas partes involucradas el cuidado y los derechos reproductivos de las parejas de una manera mucho más equitativa. 

Pixabay

El futuro no se ve tan malo después de todo.

Puede interesarte